Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urdangarin planteó al Consell los juegos de la juventud tras fallar los europeos

Rambla, Miró y Barberá se reunieron en Valencia con el duque de Palma en Valencia

Víctor Campos se entrevistó en 2005 con Urdangarín a instancias de Francisco Camps

El exvicepresidente del Consell Víctor Campos pasa el control de la Ciudad de la Justicia antes de declarar como testigo en el ‘caso Nóos’.
El exvicepresidente del Consell Víctor Campos pasa el control de la Ciudad de la Justicia antes de declarar como testigo en el ‘caso Nóos’.

El duque de Palma, Iñaki Urdangarin, propuso a la Generalitat y al Ayuntamiento de Valencia organizar unos juegos de la Juventud en 2008. La propuesta la realizó dos años después de vender a las Administraciones gobernadas por el PP la idea del Valencia Summit y un convenio para explorar la posibilidad de celebrar unos Juegos Europeos. Por el Valencia Summit de 2004, 2005 y 2006, el Consell —a través de la Ciudad de las Artes y las Ciencias— y el Ayuntamiento —mediante la fundación Turismo Valencia Convention Bureau— pagaron tres millones de euros. Por el convenio para celebrar los Juegos Europeos, para los que se previó una consignación de seis millones de euros, se pagaron 382.000 euros y se rechazaron otras 32 facturas no justificadas por importe de 725.000 euros.

La propuesta tuvo lugar el 3 de marzo de 2008 en el reservado de un restaurante en Valencia. A ese almuerzo acudieron el entonces vicepresidente del Consell Vicente Rambla, la entonces consejera de Deportes Trinidad Miró y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. Por parte del Instituto Nóos acudieron Iñaki Urdangarin, su hombre de confianza Diego Torres y su contacto en Valencia, Miguel Zorío, propietario de la agencia Lobby Comunicación. Estos tres últimos están imputados en el sumario que investiga el juez José Castro de Palma de Mallorca. El almuerzo, al que acudieron los representantes de la Generalitat a instancias del Ayuntamiento de Valencia, se fraguó después de que Urdangarín contactase con los altos cargos del PP en una entrega de los premios Rey Jaime I en Valencia.

La propuesta de Urdangarín a la Generalitat y al Ayuntamiento de Valencia se formuló cuando ya el Rey Juan Carlos había solicitado a su yerno, el duque de Palma, que se apartase de los negocios relacionados con el Instituto Nóos.

Rambla y Miró comparecieron como testigos ante el juez Castro en la Ciudad de la Justicia de Valencia, donde el juez también tomó declaración al exvicepresidente del Consell Víctor Campos en relación a los negocios de la Generalitat con el instituto Nóos.

El juez Castro toma declaración en Valencia a un total de 28 personas en dos días en relación con Nóos

En su declaración, Rambla y Miró admitieron la existencia de un almuerzo con Urdangarín, al que asistió Rita Barberá, pero manifestaron que recordaban pocas cosas del mismo. Ni siquiera si acudieron al almuerzo con Urdangarin por indicación del presidente de la Generalitat Francisco Camps. Las propuestas del Instituto Nóos no fructificaron, fundamentalmente por falta de presupuesto para financiarlas. A principios de 2008 había empezado la crisis financiera y la Generalitat ya había asumido compromisos millonarios con Bernie Ecclestone para la fórmula 1, con la salida de la regata Volvo Ocean Race desde Alicante, el Open 500 de tenis y otras competiciones deportivas de golf, hípica, atletismo...

La imposibilidad de comprar la iniciativa del Instituto Nóos se le comunicaron Rambla y Miró al propio Urdangarin en una comida celebrada el 28 de mayo en Castellón. En ese encuentro también se dio por zanjada la posibilidad de recuperar la idea de los Juegos Europeos, que según los cargos del Consell “se dejó morir”.

“El objetivo [de la segunda comida con Urdangarin] fue suspender toda posibilidad de celebrar cualquier evento”, admitió ayer Miró.

Antes de las declaraciones de Miró y Rambla también compareció como testigo el exvicepresidente del Consell, Víctor Campos, quien junto al entonces consejero de Presidencia Esteban González Pons firmó el convenio con el Instituto Nóos para organizar unos Juegos Europeos.

Campos admitió que se reunió con Urdangarin a instancias del entonces presidente de la Generalitat Francisco Camps.

Según la abogada del Sindicato Manos Limpias, Virginia López Negredo, que representa la acusación particular, a Víctor Campos los seis millones fijados en el convenio con Nóos no le parecieron excesivos. Campos comparó el coste con los 20 millones consignados para la candidatura de Madrid 2012 a los Juegos Olímpicos. Según la misma abogada, el exvicepresidente Víctor Campos no pudo explicar por qué se fijó la cantidad de seis millones de euros.

En su declaración Víctor Campos negó ante el juez que hubiera recibido algún tipo de presión para contratar con el Instituto Nóos y justificó su firma en el convenio “porque todo era legal y estaba respaldado por los informes de los técnicos”.

El exvicepresidente recordó que el convenio fue aprobado por el Consell y la iniciativa presentada en las Cortes por Camps.

Con la sesión de ayer, el juez Castro da por concluidas las declaraciones en Valencia. Entre jueves y viernes ha tomado declaración a 28 personas, cuatro de ellas imputadas.