Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casas saludables y originales

Un estudiante de Arquitectura de Alicante gana un concurso internacional con el diseño de una vivienda en un huerto de vides

Maqueta del proyecto ganador.
Maqueta del proyecto ganador.

Si hablamos de sostenibilidad en la arquitectura pensamos en paneles solares, eficiencia energética, sistema de selección de residuos domésticos o reutilización de agua. Pero en realidad el concepto es mucho más amplio. Por eso 150 estudiantes de arquitectura de las universidades de Alicante, Hogeschool van Amsterdam y Beuth Hochschule für Technik de Berlin, han afilado su ingenio y creatividad para participar en la 6th Healthy Housing Award, los VI Premios de la Edificación Saludable, que patrocina la Fundación Marjal.

Se han seleccionado los 18 proyectos mejores de una vivienda ubicada en la provincia de Alicante, bajo criterios saludables y sostenibles. “La vivienda debe ser flexible y adaptarse a los cambios de una familia”, apunta Antonio Galiano, profesor coordinador de este proyecto cuya lengua vehicular es el inglés.

El proyecto ganador Living in a vineyard es de José Luis Villar, de 27 años y alumno de quinto de Arquitectura en la Universidad de Alicante. “Me faltan tres asignaturas para terminar”, asegura el galardonado, que agradece el “estímulo” del concurso.

Villar: “Una casa sostenible y de diseño no debe ser cara”

Villar diseñó una vivienda de piedra, de unos 150 metros cuadrados, integrada en un viñedo, “pero no se trata de una casa con viñas alrededor sino que el proyecto es el viñedo y después insertamos la casa dentro”, puntualiza. El edificio que recibe viento del Este, está protegido por una colina de los rayos de luz horizontales que vienen del Oeste. “Estas condiciones nos proporcionan luz natural, aire fresco y generan energía”, asegura. Las estancias de la casa se organizan alrededor de un patio, y todas comunican con un invernadero, que servirá para calentar la vivienda en invierno. En verano la ventilación cruzada refrescará la casa. En cuanto a los materiales, el autor propone usar gaviones, rellenos con restos de piedra de mármol, cuya superficie blanca permite reflejar la radiación solar. “La idea es recuperar los elementos tradicionales y demostrar que una vivienda sostenible, aunque sea de diseño, no debe ser cara”, concluye Villar.

El Museo de la Universidad de Alicante (MUA) expone hasta finales de septiembre los planos y maquetas de los 18 finalistas, entre los que hay viviendas integradas en el espacio, otra con una rueda de molino en el patio interior para disponer de energía, una en la que disposición de la casa está en función del viento y del sol, y otra maqueta con unos jardines sobre el tejado.