Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gisa comunica a la plantilla el despido de 95 personas, el 42% de la plantilla

El ERE en la empresa de infraestructuras se produce 24 horas después de cerrar el del Incasòl

La Generalitat cerró ayer el primer ERO en una empresa pública tras la reforma laboral, el del Incasòl, 173 despidos de una plantilla de 478 que recibirán 20 días por año trabajado. Una carpeta que ha cerrado para abrir la siguiente: la de Infrastructures de la Generalitat, la antigua Gisa. La dirección ha comunicado esta tarde al comité de empresa que mañana presentará un nuevo Expediente de Regulación de Empleo para despedir a 95 personas, el 42% de una plantilla de 222.

La actual plantilla de la empresa pública, que ya no depende del departamento de Territorio sino directamente de Economía, es el resultado de la suma de las de Gisa, Regsa y Regsega, que llevó a cabo el actual Gobierno catalán. Se da la circunstancia de que Gisa ya se enfrentó a un ERE el verano pasado, en el que perdieron el trabajo 45 personas.

El presidente del comité de empresa, Francesc Regàs (UGT) ha calificado el ERE de "animalada". La razón esgrimida por la dirección es "que los números no salen por la caída de la actividad", explica Regàs, que ha lamentado que los trabajadores de la empresa son el úlitmo eslabón de una cadena de recortes: "Se recorta el déficit, se recortan los presupuestos, se recortan las inversiones en obras públicas, se recortan puestos de trabajo", ha lamentado y ha recordado que Gisa vive exclusivamente del trabajo que le encarga la propia Generalitat.

Fuentes de Economía explican que en los últimos tres años la caída de la actividad ha sido del 70%. La caída de actividad ha supuesto que de 157 millones de ingresos en 2010 se haya pasado a una previsión de cerrar 2012 con 50 millones. La Generalitat recuerda que se han tomado todas las medidas posibles para reducir el gasto en nueve millones, y que el mes de consultas, durante el que la empresa tiene la intención de "dialogar", se prolongará hasta finales de julio.

La intención reconocida de la Generalitat es despedir a 1.400 empleados de empresas públicas hasta final de año. Todos ellos con contratos laborales, que no les vinculan al cuerpo de funcionarios. "La catarata ha comenzado", ha afirmado el responsable de UGT en la Generalitat, Xavier Casas, tras conocer el nuevo ERE.