Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fondo de rescate denuncia graves irregularidades en el Banco de Valencia

El FROB envía un informe de 200 páginas a la Audiencia con la sospecha fundada de que los gestores, incluidos Olivas y Parra, han cometido falsedad

Con menos retraso del que siempre conllevan los procesos legales, han aflorado irregularidades de los gestores en el Banco de Valencia. El que fuera filial de Bankia hasta que el Banco de España decidió asumir su reflotamiento, fue intervenida en noviembre pasado ante su insolvencia. Recibió 1.000 millones para reforzar el capital y le concedió una línea de crédito de 2.000 millones para garantizar su liquidez.

Desde entonces, el centenario Banco de Valencia está gestionado por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que denunciará ante la Audiencia Nacional a los exgestores porque sospecha que han cometido graves delitos.

Según indicaron fuentes jurídicas, aunque la misión de los gestores del FROB no es buscar delitos, han descubierto graves irregularidades al revisar las cuentas de la entidad. El Banco de Valencia estuvo presidido, hasta poco antes de la intervención y durante cerca de una década, por José Luis Olivas. Este ejecutivo fue brevemente presidente de la Generalitat con el PP, presidente de Bancaja y vicepresidente de Bankia.

El servicio técnico del FROB, con la información de los administradores, ha redactado un voluminoso informe de más de 200 páginas, en el que se habría revelado, según fuentes jurídicas, “delitos meridianamente claros”. Entre ellos estarían desde la falsedad mercantil hasta delitos societarios, como adelantó la cadena SER.

La denuncia, que ayer por la mañana no había sido registrada en la Audiencia, se dirige contra un importante número de directivos y miembros de órganos de gobierno del Banco de Valencia. También va contra personas jurídicas, probablemente sociedades creadas por el banco durante el boom de la construcción.

No se dirige, sin embargo, contra todo el Consejo de Administración, como ocurrió con la denuncia presentada hace unos meses por una asociación de pequeños accionistas. La denuncia fue admitida a trámite por un juzgado de Valencia, que podría ahora fusionarla con el que se abra en la Audiencia.

Las fuentes consultadas advirtieron, sin embargo, de que el FROB no ha finalizado el informe sobre la gestión realizada en el Banco de Valencia, y que por tanto es posible que salgan a la luz nuevas irregularidades.

La decisión de acelerar la presentación de la denuncia, que ni siquiera ha pasado por el Comité Ejecutivo del FROB, estaría relacionada con la necesidad de asegurar cuanto antes la responsabilidad civil que pudiera derivarse de los supuestos delitos, agregaron las fuentes. Es decir, con el establecimiento de fianzas de responsabilidad civil contra quienes resulten imputados. Y la presentación ahora de una primera denuncia no impediría que, cuando la revisión de las cuentas concluya, se presenten nuevas acusaciones.

El FROB ya anunció en la junta general de accionistas de la entidad celebrada en mayo que estaba preparando un exhaustivo informe de la anterior gestión. En esa junta, los accionistas ya presentaron una demanda civil contra Olivas; el ex consejero delegado Domingo Parra; el exvicepresidente Antonio Tirado, y quien fuese durante poco tiempo presidente y consejero delegado del banco Aurelio Izquierdo. Este último desató una gran polémica al conocerse que tiene derecho a cobrar 14 millones como indemnizaciones de Bancaja, de la que sigue siendo director financiero. Izquierdo aceptó negociar a la baja ese importe. Entre los exresponsables del banco se confía en que la denuncia penal se dirija solo contra Parra, y al resto de los directivos y consejeros solo se les abra un expediente administrativo.

Juan Antonio Iturriaga, administrador del FROB en el banco y en la CAM, dijo hace semanas que los motivos del despido de la ex directora general de la CAM, Dolores Amorós, que pidió 10 millones de indemnización, son más del ámbito penal que del laboral. Es decir, el tema puede continuar.