Antonio Perales declara como imputado en el ‘caso Bahía’ por el fraude de ayudas

El exgerente del plan de subvenciones para Cádiz ya declaró ante la policía en diciembre

Antonio Perales, exgerente del Plan Bahía Competitiva, un organismo dependiente de la agencia Idea para atraer inversiones a la bahía de Cádiz, ha declarado ya como imputado ante el Juzgado 4 de la capital gaditana, que investiga por qué casi una cuarta parte de las ayudas a la reindustrialización de esta comarca, con un total de 100 millones, acabó en un mismo empresario gallego, Alejandro Manuel Dávila Ouviña, que no llegó nunca a desarrollar los proyectos aprobados.

Perales tuvo que aclarar su papel en el reparto de las subvenciones, ya que ha reconocido que se reunió varias veces con este empresario. Según su versión, fue engañado y se creyó que las inversiones anunciadas eran reales. Perales había sido llamado a declarar ante la policía el pasado diciembre, pero hasta el pasado miércoles no ha declarado ya como imputado ante la juez Laura del Río que instruye el caso. De momento, tras escuchar su testimonio, la magistrada no le ha privado de libertad, aunque sí mantiene su condición de imputado.

En las próximas semanas, se esperan nuevas declaraciones en el caso, que se ha reactivado con el envío del sumario a todas las partes personadas, incluido el PP, que ejerce como acusación particular. Su presidente provincial, José Loaiza, ya ha advertido de que el sumario revela que el reparto de algunas de esas ayudas se decidían en el despacho del ex presidente de la Diputación, Francisco González Cabaña, y el propio Perales, aunque ambos niegan esas acusaciones y recuerdan que los técnicos de la Diputación eran los encargados de supervisar las ayudas.

El PP decidió personarse tras descubrir un correo electrónico enviado a la Diputación, desde la oficina del Plan Bahía Competitiva, en el que reclamaba que se alteraran los criterios de baremación y se primara a los proyectos de Dávila Ouviña.

Perales ayer no quiso profundizar en su declaración pero en su día dijo que poco después de su destitución como gerente del Plan Bahia Competitiva, hoy desmantelado, había sido engañado por “un golfo”, en alusión a Dávila Ouviña, quien pasó varios meses en la cárcel aunque ya está en libertad.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS