Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

CDC rechaza que Mas detalle la presunta financiación irregular del partido

La oposición exige que el presidente desmienta las sospechas en el Parlament

El secretario general de Convergència, Oriol Pujol, en la rueda de prensa de ayer.
El secretario general de Convergència, Oriol Pujol, en la rueda de prensa de ayer.

La imagen de un presidente de la Generalitat explicándose en el Parlament por la presunta financiación irregular de su partido nunca se ha visto en la cámara catalana. Pero ingredientes los hay: un informe policial acredita que Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) se lucró a través del dinero que el Palau de la Música transfería a la fundación del partido, actualmente llamada CatDem; antes Trias Fargas. Sin embargo, Artur Mas no dará la cara en el Parlament: lo rechazó ayer CDC y también lo hizo el Partido Popular, que pidió explicaciones pero fuera de la cámara.
El informe de la policía certifica que la fundación Trias Fargas recibió entre 2002 y 2008 6,5 millones de empresas que en muchos casos habían obtenido concesiones de los anteriores Gobiernos de Jordi Pujol y de Ayuntamientos de CiU. Pese a las contundentes conclusiones, el documento parece no preocupar en la calle Còrsega de Barcelona, sede del partido nacionalista. El secretario general de CDC, Oriol Pujol, desdeñó el informe policial, tildándolo de antiguo y basado en “suposiciones”. Pujol defendió la honorabilidad de su partido porque sus datos “están revisados por el Tribunal de Cuentas desde el 2001”; y rechazó la comparecencia de Mas en el Parlament escudándose en que la comisión parlamentaria que indagó en el caso Palau durante el verano de 2010 ya se cerró. Además, añadió Pujol, esa comisión ya rechazó las explicaciones de Mas. El secretario general obvió que Convergència exigía también la comparecencia del entonces presidente, José Montilla. Pujol justificó como último argumento que durante el tiempo que cita el informe, CiU no estaba en el poder. Uno de los imputados aseguró ante el juez que había donado el dinero “como una inversión de futuro”.
También cargó contra el informe el director de la fundación CatDem, Agustí Colomines, que vio “errores notables”, “juicios de valor”, y “pocas pruebas”, según dijo en RAC1. Colomines aceptó que las donaciones del Palau a la fundación, si bien eran “legales”, podían considerarse “discutibles”.
La oposición exigió las explicaciones de Mas en el Parlament. Excepto el PP, que pidió detalles, pero los circunscribió fuera de la actividad parlamentaria: “Son cosas muy serias y graves”, valoró Alicia Sánchez-Camacho, líder del PP catalán. Para el primer secretario socialista, Pere Navarro, las evidencias son “suficientemente graves” como para que se revisen en la Cámara. "Es muy importante que den la cara y que no queden dudas”, opinó la secretaria general de Esquerra Republicana, Marta Rovira. Ciutadans registró una petición de comparecencia en el Parlament, a la que se sumará ICV. Según su portavoz, Laia Ortiz, Mas “esconde la cabeza” ante la presunta financiación irregular de su partido.

Informe archivado

M. R.

El secretario general de Convergència, Oriol Pujol, ha rechazado esta mañana cualquier tipo de medida disciplinaria contra el diputado Xavier Crespo, por el sueldo opaco que cobró cuando era alcalde de Lloret de Mar. Pujol ha asegurado que las revelaciones del 'caso Crespo' se basan en un preinforme del síndico que no fue aprobado por el pleno de la Sindicatura y que posteriormente fue archivado por el Tribunal de Cuentas. "A partir de aquí, las explicaciones están todas dadas", ha remachado Pujol.