Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cemsatse pide la retirada del nuevo sistema de gestión de la sanidad

La confederación de médicos y enfermería rechaza la medida porque es “privatizadora”

El sindicato Cemsatse pedirá la retirada del nuevo sistema de gestión sanitaria, que considera "privatizador", y exigirá a la Consejería de Sanidad que elabore un documento que garantice que esta gestión "se seguirá realizando como hasta ahora".

El comité ejecutivo autonómico de este sindicado, que agrupa a la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) y el Sindicato de Enfermería (Satse), ha celebrado una reunión para debatir la postura que va a adoptar ante la "privatización de la gestión de los centros sanitarios y ante la grave situación a la que se enfrenta la sanidad ahora y en el futuro".

Según un comunicado del sindicato, los miembros de Cemsatse "han rechazado los planteamientos de la Consejería de Sanidad sobre la privatización y se han posicionado a favor de la sanidad pública, universal y gratuita gestionada por gestores públicos y no por empresas privadas con intereses economicistas".

Cemsatse calcula que con los beneficios que obtendrán los operadores privados (alrededor de unos 2.300 millones de euros, con un techo de beneficio de entre un 10-15 %) se podrían construir entre 10 y 15 hospitales y casi 100 centros de salud.

El sindicato ha señalado que defenderá "los derechos de los trabajadores sanitarios y la calidad de la atención sanitaria que reciben los usuarios".

A juicio de la confederación, la Comunidad Valenciana es el "conejillo de indias" de los populares para probar este nuevo modelo de gestión privada y pronostica que el modelo "se extenderá al resto de comunidades donde gobierna el PP una vez se haya probado aquí, tal y como ha ocurrido con el modelo Alzira".

El sindicato ha rechazado que se aproveche la crisis "para desmantelar los servicios públicos" y ha explicado que esta "privatización se inició hace 10 años con la implantación del modelo Alzira". "Sigue ahora en una segunda fase con la privatización de la gestión de servicios no sanitarios y estamos convencidos de que culminará con una tercera fase, en la que la privatización de la gestión alcanzará también a todos servicios sanitarios", ha indicado en el comunicado.

Según ha explicado, las empresas interesadas en hacerse cargo de la gestión privada reconocen "que acabarán asumiendo también a los empleados públicos sanitarios, ya que llevan un 80% de los procesos asistenciales".

"A pesar de que la Consejería de Sanidad afirma que los empleados públicos seguirán dependiendo de la Agencia Valenciana de Salud, ya está planteando que los operadores privados participen en los sistemas retributivos de los empleados públicos a través del complemento de productividad, lo que supone una dependencia funcional en la práctica", añaden.