Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los recortes enervan a los médicos de familia de Euskadi

Bilbao acogerá en junio un congreso con 3.000 facultativos de cabecera

Los médicos de familia en Euskadi están “preocupados” por los recortes sanitarios que pretende aplicar el Gobierno central. En especial, por iniciativas como el copago de los medicamentos o la exclusión del sistema de determinados grupos de población. Así lo reflejó ayer el presidente de la Sociedad Vasca de Medicina de Familia y Comunitaria, Rafael Gracia, quien advirtió de que las citadas medidas podrían suponer un “ataque a la conciencia profesional” de los facultativos. “Lo nuestro son los pacientes y sus enfermedades; no hacemos distinciones por razón de edad, género, gravedad o procedencia”, afirmó.

Durante una rueda de prensa en Bilbao, Gracia reveló que en las consultas de cabecera se ha percibido también un incremento de la preocupación entre los pacientes por “cuestiones como el coste de los medicamentos, las necesidades de baja laboral e incluso un aumento de los problemas de salud mental”. En este sentido, defendió medidas encaminadas a evitar derroches, pero rechazó la aplicación de recortes drásticos. Según justificó, dejar sin atención primaria a un determinado colectivo podría derivar en una detección “demasiado tardía” de enfermedades graves o contagiosas y en un aumento del gasto. “La única puerta que les dejaríamos abierta sería la del hospital, que es más cara que la primera”, argumentó.

Gracia compareció ante los medios para presentar el Congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, cuya 32ª edición se celebrará entre los días 13 y 15 de junio en el Palacio Euskalduna. El evento reunirá a cerca de 3.000 facultativos para tratar cuestiones como los enfermos crónicos o la atención a través de nuevas tecnologías.