Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores sanitarios están sin seguro frente a errores médicos

La consejería dice que la Generalitat asume la cobertura pero admite problemas administrativos

Desde principios de este año, no existe ninguna compañía de seguros que cubra la responsabilidad civil de los médicos en su ejercicio profesional si, por ejemplo, cometen un error de mala praxis. O que responda a los accidentes que puedan suceder en las instalaciones sanitarias. Hasta el año pasado, esta responsabilidad recaía sobre la multinacional QBE Insurance Europe LTD en virtud de una adjudicación para los años 2009 y 2010 que se prorrogó a 2011. El importe total anual del servicio ascendió a 4,9 millones de euros el pasado año, tal y como hizo público la consejería.

Estaba prevista la posibilidad de que el contrato se extendiera a este ejercicio. Sin embargo, QBE rechazó esta opción y avisó “con tiempo suficiente” a la Generalitat para que planteara un nuevo contrato, según fuentes de la aseguradora. ¿La renuncia se debió a problemas de pago por parte de la Generalitat? La empresa no quiso responder a esta pregunta. “No estábamos interesados en seguir manteniendo las condiciones de la cobertura”, se limitaron a decir.

La consejería reconoció a este diario que no se ha suscrito un nuevo contrato y que desde febrero no existe ninguna empresa que corra con esta función. Además, sostuvo que no existe ningún riesgo ya que la Administración “siempre es responsable subsidiaria”.

“Estamos en una situación de vulnerabilidad”, comentaba asombrado un médico. La noticia de que ninguna aseguradora cubría la “RC” (responsabilidad civil) ni el asesoramiento jurídico de los trabajadores sanitarios, especialmente de los médicos y enfermeros, los más expuestos ante una denuncia por posible mala praxis, corrió como la pólvora entre los profesionales.

La falta de información aumentó el estupor porque, según explicaba una médico, muchos profesionales que sólo trabajan en la red pública no contratan seguro privado, o no amplían el que tienen, confiando en la póliza obligatoria de la consejería. “Entre los miles de profesionales que trabajamos todos los días en la sanidad, tener un fallo o ser acusado de ello es hasta cierto punto normal. Por eso el seguro es tan importante”, indicaba otro médico.

Fuentes oficiales de Sanidad insistieron en que, cada tres años, se suele sacar un concurso para plantear nuevas condiciones contractuales. El departamento que dirige Luis Rosado está tramitando el futuro documento, aunque existe “demora administrativa”, según reconoce la consejería. En cualquier caso, sostienen que la ley 30/92 de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común recoge la responsabilidad subsidiaria de la Administración.

Seguro retroactivo

Además, añaden que solo en un 1% de los litigios, los que corresponden a la jurisdicción penal, se recurre a un abogado pagado por el seguro para defender al acusado. “En estos casos, acudirá un letrado de la Generalitat”.

¿Y si la denuncia no se juzga en estos momentos pero tiene origen en unos hechos que sucedieron durante el periodo de vacío asistencial? Sanidad sostiene que el futuro contrato será retroactivo, de forma que la empresa que se haga cargo de la cobertura del seguro asumirá los casos que se hayan producido desde principios de año.

El responsable del sindicato médico en Valencia, Andrés Cánovas, mostró ayer su sorpresa por el hecho de que no exista la cobertura de un seguro para la red pública. “La Generalitat tiene la obligación de contratar un seguro”, explicó a este diario. Cánovas recordó que el año pasado Sanidad trasladó a los sindicatos la firma del contrato de la póliza e indicó que este año no lo ha hecho. “La comisión de seguimiento del seguro no se ha reunido desde hace dos años”, añadió.