Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejo de la SGR dimite después de requerir la intervención del Consell

La Generalitat compromete una aportación de 60 millones de euros para salvar la entidad

Los 37 miembros del consejo de administración de la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) valenciana presentarán su dimisión en la junta general de accionistas convocada el lunes. Y el consejo se reducirá, previsiblemente, a la mitad. La decisión se toma después de que la delicada situación de solvencia de la sociedad haya requerido el apoyo de la Generalitat, que ha aprobado inyectarle 60 millones de euros.

La SGR, creada en los años ochenta para facilitar el acceso al crédito de las pequeñas y medianas empresas, cerró 2011 con unas pérdidas de 55 millones tras realizar dotaciones de 67 millones. Su presidente, José Roca, y el director general, Juan Manuel García Puchol, que también dejarán los cargos, realizaron ayer el anuncio, evitaron la autocrítica por la gestión realizada y atribuyeron la crisis de la Sociedad de Garantía Recíproca a la tormenta económica de los últimos años, a la falta de aportaciones del Consell y la banca y a la elevación de los requisitos que les exige, como al resto de entidades financieras, el Banco de España.

Roca y García Puchol descartaron que se haya contemplado siquiera la posibilidad de liquidar la sociedad. En el peor de los casos, indicó, el trance se habría resuelto reduciendo el capital y elevando razonablemente los intereses que pagan las empresas que recurren a la SGR.

Los directivos afirmaron que la necesidad de aumentar las provisiones por el incremento de la morosidad llevaron a la sociedad a diseñar un plan de capitalización que no llegó a concretarse. En él se preveía que las empresas partícipes de la SGR elevaran su aportación del 4% al 8%, que la Generalitat inyectara 15 millones y las entidades de crédito colaboradoras, históricamente Bancaja, CAM y cajas rurales aportaran otros 30 millones.

El retraso de la Generalitat y la falta de concreción hasta el momento de la contribución de las entidades financieras llevó al Consell y al SGR a firmar hace un mes un acuerdo por el que será el Gobierno valenciano el que aporte íntegramente 60 millones, un desembolso que debería materializarse de forma “inmediata” antes del lunes, advirtieron. La ampliación de capital permitirá elevar la solvencia al 10,1%, por encima del mínimo legal fijado en el 8%, afirmaron.

Los directivos dieron a entender que habían esperado más de Bankia, en la que está integrada Bancaja, dado que Caja Madrid mantiene su aportación a la versión madrileña de la SGR. Pero rechazaron que esta o el resto de entidades se hayan negado a hacer aportaciones, porque los contactos mantenidos no han pasado de ser “conversaciones”, en las que habría participado el vicepresidente de Bankia, Francisco Pons, y el consejero delegado, Francisco Verdú. Roca y García Puchol consideraron posible que dicha aportación acabe llegando, lo que podría implicar la devolución de parte de los fondos inyectados por el Consell.

Más información