Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno vuelve a la carga contra la Junta por el rigor de las cuentas públicas

El ministro Montoro avisa que las comunidades que sobrepasen el déficit serán intervenidas y la Junta pide lealtad y rechaza las amenzas

Susana Díaz atiende a la prensa en la sede del PSOE.
Susana Díaz atiende a la prensa en la sede del PSOE.

Mientras PSOE e IU apuran sus negociaciones para llegar a un acuerdo sobre el futuro gobierno autonómico e impedir así que el PP alcance la Junta, el Ejecutivo central vuelve a soltar una descarga de desconfianza hacia la situación de las cuentas de Andalucía, como ya hizo en la campaña electoral, e incluso han lanzado ahora una velada amenaza de intervención de la hacienda autonómica por parte del Estado.

 Así lo apuntó ayer el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, quien aseguró tener datos facilitados por empresas que demostrarían que la Junta de Andalucía “no es transparente”. En una entrevista en Onda Cero, Beteta no aportó más datos sobre esta conjetura, se limitó a hablar genéricamente de “excesos” de gastos en los que han incurrido algunas comunidades autónomas y advirtió que la Ley de Estabilidad Presupuestaria actualmente en trámite parlamentario “permitirá acabar con estas situaciones” y que todas las comunidades autónomas tienen que cumplir el objetivo de déficit para este año, 1,5%, “sí o sí”. “Si hay que llegar a la intervención financiera, se llegará”, avisó.

Ayer mismo, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Crstróbal Montoro, aseveró que “el Gobierno no es que vaya a ser exigente, sino que estará obligado a vigilar, sancionar e incluso intervenir una autonomía que no cumpla sus objetivos de déficit”. En una entrevista en el diario El Mundo, Montoro, que es diputado por Sevilla, respondió así a una pregunta por lo que ocurriría si Andalucía o Cataluña, las dos comunidades que se han manifestado expresamente en contra de los Presupuestos Generales del Estado, no cumplen los objetivos marcados.

Montoro explicó que el mecanismo de intervención previsto en la ley contempla que los ministerios económicos envien una delegación de funcionarios las comunidades sancionadas para hacerse cargo de la gestión presupuestaria.

Todas estas advertencias acarrearon una oleada de reacciones de indignación en Andalucía. La consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, pidió a los responsables del Gobierno que dejaran de "sembrar dudas sobre la contabilidad y los datos de ninguna comunidad autónoma”, y reivindicó la “impecable” gestión de los fondos públicos de la Junta, cuya solvencia recordó que está reconocida por las agencias de rating.

“Andalucía es la comunidad más transparente en el ranking de comunidades autónomas, analizando el índice de transparencia de la gestión de las cuentas públicas, mientras que las menos transparentes en el ranking son comunidades gobernadas por el PP”, afirmó. La consejera lamentó que declaraciones como las de Montoro y Beteta “hacen un flaco favor a la confianza” de España en los mercados internacionales.

La secretaria de Organización del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, lamentó la “deslealtad” el Gobierno con Andalucía, por “mentir y amenazar”.

El coordinador andaluz de IU, Diego Valderas, replicó a Montoro que “sobran” las amenazas de una posible intervención de Andalucía. También fueron muy críticos los secretarios regionales de UGT, Manuel Pastrana, y CC OO, Francisco Carbonero, que como el diputado de IU por Sevilla José Luis Centella, atribuyeron las amenazas de Montoro a los resultados electorales del PP en las autonómicas, y a la “frustración” por no conseguir el Gobierno andaluz.

Crespo emplaza a la Junta a apretarse el cinturón

En la estrategia del PP de desacreditar la gestión económica de la Junta, la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, es un estilete más. Crespo arremetió ayer contra los Presupuestos autonómicos para 2012, aprobados en diciembre pero que deben ser revisados ahora con los nuevos objetivos de déficit y las previsiones de transferencias del Estado, y consideró que están “absolutamente fuera de lugar”.

Crespo demandó al próximo Ejecutivo autonómico que sea “consecuente” con la situación económica actual de crisis y se “apriete el cinturón”, algo que no ve en el Presupuesto actual.

Tras presentar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) en Almería, Crespo señaló que las cuentas elaboradas por la Junta son “falsas por infladas”, por lo que, además de “no responder a la realidad”, consideró que no van a poder ser ejecutadas.

“Los presupuestos están elaborados en un entorno irreal que fija el crecimiento en un 2,3% del PIB y están absolutamente fuera de lugar ya que ningún organismo nacional o internacional puede certificaras”, reiteró. En esta línea, emplazó al Gobierno andaluz que salga del Parlamento a elaborar “unas cuentas realistas”, que pasan, a su juicio, por poner “encima de la mesa” que Andalucía tiene “una de las peores situaciones económicas" de España con 1,2 millones de personas en paro”. “Si le hemos pedido a los ciudadanos que se aprieten el cinturón, la Junta debe hacer lo propio como ya ha hecho el Gobierno central”, remarcó.

Pese a la severidad de sus críticas, Crespo abogó por la “lealtad institucional entre administraciones, si bien reprochó a la Junta “que hasta el momento ha dejado mucho que desear en este aspecto”. La delegada consideró que, pese a la diferencia de color político, debe haber “líneas comunes” entre el Estado y la comunidad para que se “cree un entorno de crecimiento económico y creación de empleo”.

“Es el momento de arrimar el hombro aunque sea normal que haya posicionamientos distintos en determinados temas”, afirmó, al tiempo que criticó que desde el Ejecutivo andaluz se reivindique 1.975 millones de euros “que el propio Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero llevó a un contencioso-administrativo”, en referencia a la petición de liquidación por ejecuciones presupuestarias no realizadas.