La sequía ofrece un respiro a los alérgicos

La falta de lluvias retrasa la floración aunque no evita las afecciones

Un grupo de personas en el parque de María Luisa, en Sevilla.
Un grupo de personas en el parque de María Luisa, en Sevilla.JULIÁN ROJAS

La primavera es sinónimo de rinitis, asma y otras alteraciones para muchas personas alérgicas. Pero 2012 está resultando un distinto. La sequía está retrasando el ciclo natural de las plantas y, por tanto, dando una tregua temporal a los alérgicos. La floración llega más tarde y concentrada en el tiempo pero, por las condiciones meteorológicas, no parece hacerlo con la intensidad habitual. ¿Significa que va a haber menos alergias? No, los episodios ya se están dando, pero tal vez esté afectando a menos personas.

“Este año, por la falta de lluvias, lo que ha venido ocurriendo es un retraso de la floración. Por un lado, hemos observado este fenómeno en la flor del ciprés, cuyo polen es una de las primeras causas de alergia en invierno; por otro lado, también se ha dado un retraso en el plátano de sombra, que también genera polen alérgico”, explica Carmen Galán, coordinadora de la Red Española de Aerobiología (REA) y catedrática de Botánica en la Universidad de Córdoba.

Los científicos han constatado que la intensidad de la floración está siendo más débil que en otros momentos. “Por lo tanto, el contenido de polen en el aire no ha superado las medidas medias”, señala Galán. La coordinadora del REA, advierte de que “este umbral es distinto en las ciudades donde, cuando se superan concentraciones menores de polen, dependiendo de la planta, ya hay casos de alergia”.

El periodo de lluvias que Andalucía vive en Semana Santa, tras un largo periodo sin precipitaciones ha provocado un fenómeno que los científicos estudian desde hace tiempo. Y es que, a veces, cuando aparecen las lluvias de tipo más brusco o torrencial o concentradas en un momento de sequía generalizada, también se producen problemas de alergias. “La lluvia produce un lavado de la atmósfera y por tanto limpia también de polen el aire. Pero los últimos estudios que estamos haciendo, observamos que en realidad los granos de polen, como son partículas orgánicas, se adaptan a distintas condiciones. Y justo antes de unas lluvias o tormentas, aumenta la humedad que ya hay en el aire. Eso provoca que los granos de polen acumulen mucha agua y liberen una cantidad mayor de las proteínas que nos provocan las alergias, sobre todo asma.

Aventurar cómo va a transcurrir la primavera para los alérgicos es complicado. “Como mucho podemos decir que, a día de hoy, si siguiera la escasez de lluvia la floración de las gramíneas, que empieza a mediados de abril y se dan en mayo, se retrasarán. Ya se están retrasando, de hecho”, apunta Carmen Galán. En cuanto al olivo, que alterna años de más y menos intensidad, le corresponde un ciclo moderado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS