Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán acatará el cumplimiento del déficit en el 1,5%

Los socialistas ven ahora posible una comisión de investigación de los ERE

Mar Moreno después del Consejo de Gobierno tras las elecciones. Ampliar foto
Mar Moreno después del Consejo de Gobierno tras las elecciones.

Izquierda Unida está dedicada al 100% a que la huelga general convocada por los sindicatos contra la reforma laboral sea un éxito. Hasta el día después del paro no dedicará ni tiempo ni energías a negociar con el PSOE un pacto de izquierdas en Andalucía. El viernes, tras la reunión de su ejecutiva, designará a sus interlocutores. El coordinador de IU, Diego Valderas, estará muy pendiente de los contactos pero no formará parte de esa delegación.

Hasta que no se produzcan los primeros tanteos, poco se sabrá del programa de máximos y de mínimos que plantearán los dos potenciales aliados. Desde el PSOE se empezaron este martes a lanzar algunas señales de acercamiento. Por ejemplo, sobre la posibilidad de que en el Parlamento andaluz se constituya una comisión de investigación del caso de los ERE. IU no ha chapoteado en el ya de por sí encharcado asunto, pero siempre ha mantenido que los ERE tienen derivaciones políticas que deben resolverse en la Cámara autónoma.

En este sentido, la consejera de la presidencia en funciones, Mar Moreno, afirmó el martes estar "abiertos" a los planteamientos que haga la federación de izquierdas, una vez que, reconoció, el "ambiente" político es de "mayor serenidad" y "el impacto no es el mismo" de un caso que tildó de "deleznable".

Moreno forma parte de la comisión negociadora socialista con IU junto a la secretaria de Organización, Susana Díaz, y el portavoz parlamentario, Mario Jiménez. La posición de la consejera está marcada por el pragmatismo y las matemáticas: el PP, que ganó las elecciones, tiene 50 escaños; Izquierda Unida, 12; y el PSOE, 47.

El Gobierno en funciones celebra los "antológicos" resultados del 25-M

Quiera o no el PSOE, habrá comisión de investigación si la apoyan los grupos popular y de Izquierda Unida. Atrincherarse en el rechazo no lleva a ninguna parte y sí el acordar en qué consistirá el trabajo de la investigación parlamentaria, muchas veces vetada por los socialistas en la pasada legislatura.

Aunque el PSOE evita por ahora hablar de "líneas rojas" —"primero hay que oír a IU", señaló la también portavoz del Gobierno—, sí las va a haber. Una de ellas va a ser el cumplimiento marcado por el Gobierno central —es decir, por Bruselas— a las comunidades autónomas para dejar el déficit en el 1,5% en este ejercicio presupuestario, según señalaron fuentes próximas al secretario general del PSOE, José Antonio Griñán. Y lo hará pese a no estar de acuerdo con ese límite que el propio Griñán consideró en una entrevista con este periódico como "un disparate".

Desde IU también empezaron las advertencias a través de los medios de comunicación. El secretario general del PCE y diputado de IU al Congreso por Sevilla, José Luis Centella, pronosticó que en Andalucía "nada va a ser igual" y avanzó que hay que destinar más recursos a frenar el desempleo que las amortizaciones de deuda. "La economía debe estar al servicio de crear empleo y no a pagar deuda", dijo. En el Presupuesto de la Junta de 2012 esta partida creció un 18,3%. Hay pintados en las cuentas 2.229 millones de euros de lo que debe la comunidad.

El PSOE da por descontado que una de las propuestas que planteará Izquierda Unida será la de la reforma de la ley Electoral para ampliar el número de escaños del Parlamento. Esta ha sido una demanda histórica de la formación que dirige Valderas y el propio Griñán se mostró abierto a esta posibilidad siempre que fuera por consenso. Estas palabras luego quedaron en entredicho porque el PSOE, con la abstención de IU y el voto en contra del PP, reformó la ley Electoral para declarar la incompatibilidad del cargo de diputado con el de alcalde. El Consejo de Ministros del PP acordó recientemente plantear un recurso de inconstitucionalidad contra esta norma.

Los análisis de los resultados electorales estuvieron en la mesa de la reunión del Consejo de Gobierno en funciones celebrada el martes. Y por lo dicho por Mar Moreno, los socialistas aún están en fase de celebración de la incompletísima victoria del PP y de su plena derrota en las elecciones del pasado domingo. Todavía no han analizado al detalle los datos, algo lógico teniendo en cuenta que las expectativas de que Griñán volviera a ser presidente de la Junta de Andalucía eran remotas.

La consejera en funciones calificó de "antológicos" y "épicos" los resultados de los que el Ejecutivo socialista se mostró "satisfecho" y "agradecido". Y tras los fuegos artificiales por los datos, Moreno aseguró que los andaluces habían dado "una lección" a los partidos, a los sociólogos, a las empresas de encuestas y a algunas líneas editoriales. "Tomamos nota", señaló la portavoz, "de unos resultados que tiene un valor tremendo y que suponen una lección de humildad para hacer las cosas mejor".

Aunque no hay un calendario cerrado para la formación del Gobierno —el debate de investidura lo deberá fijar el Parlamento cuando se constituya—, Moreno estimó que el nuevo Ejecutivo tomara posesión la primera semana del mes de mayo.