Cierval acusa al Consell de retener fondos del Gobierno para formación

La patronal autonómica estima en 25 millones el importe que le adeuda la Generalitat Los empresarios defienden que se mantenga un valor para la acción del Banco de Valencia

José Vicente González, en el centro, flanqueado por miembros del comité ejecutivo de Cierval.
José Vicente González, en el centro, flanqueado por miembros del comité ejecutivo de Cierval.CARLES FRANCESC

A la patronal valenciana, Cierval, se le acabó la paciencia ante el doble embate de declaraciones y deudas por parte de la Generalitat. De un lado, el Consell insiste en reducir las “subvenciones” para formación que reciben las organizaciones empresariales y los sindicatos, condicionándolas a que los participantes logren encontrar un empleo. Del otro, la Generalitat adeuda a Cierval y sus organizaciones territoriales 25 millones de euros, de los que 14 corresponden precisamente a cursos de formación.

El presidente de Cierval, José Vicente González, precisó que aunque técnicamente se llamen subvenciones, los fondos para formación de las organizaciones empresariales no son concesiones “graciosas” sino que provienen de las aportaciones que cada mes hacen las propias empresas. Un 0,6% de las nóminas que pagan se destina a tal fin, señaló, y también un 0,1% del sueldo del trabajador. Ese 0,7% es recaudado por el Gobierno y distribuido posteriormente entre las Administraciones autonómicas con un sentido finalista: deben dedicarse a formación. En el caso de la valenciana, en lugar de hacerlo, sin embargo, la Generalitat se ha dedicado a introducirlo en una “caja única”, dedicándolo a otros fines.

González recordó que solo el 18% de la formación impartida por la patronal es para parados. El resto se destina a los trabajadores que están empleados en empresas.

González cree que el pago de la formación en virtud de los objetivos  debe aplicarse a todos

El dirigente patronal se mostró de acuerdo en que los fondos para la formación de parados se condicionen a la obtención de resultados. “Los empresarios estamos acostumbrados a trabajar por objetivos”, dijo González, pero consideró que en consecuencia el mismo sistema debería aplicarse a otras instituciones, como las escuelas de formación profesional, la universidad y especialmente el Servef, el servicio de empleo de la Generalitat cuya función es precisamente encontrar trabajo a los desempleados. El presidente de Cierval afirmó que si se hiciera así, “en el Servef no va a cobrar nadie las nóminas, porque no colocan a nadie”.

González celebró las medidas adoptadas por el Gobierno para hacer frente a las deudas que las Administraciones autonómicas y locales. “Sin duda será un estímulo para la economía”, señaló, y “podrán salvar el cierre de empresas que ya están al límite de su capacidad de resistir”. “Para otras muchas”, lamentó, “los pagos llegarán tarde porque han cerrado ya”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El presidente de Cierval afirmó, sin embargo, no entender por qué se había excluido del plan de pago de las comunidades autónomas a las deudas que mantienen con las organizaciones empresariales, las cuales, consideró, también son proveedores.

El Servef no cobraría nada porque “no coloca a nadie”, dice el dirigente patronal

El dirigente de Cierval, que compareció tras el comité ejecutivo celebrado en su sede rodeado por sus miembros, admitió que la decisión de levantar la voz se ha tomado después de que los intentos mucho más discretos por cobrar las abultadas deudas no hayan dado frutos. “Hasta ahora nosotros no hemos obtenido ningún compromiso firme por parte de la Generalitat estableciendo un calendario de pagos”, afirmó. González consideró necesario que la deuda sea saldada rápidamente porque de lo contrario “podría poner en peligro” la existencia misma de las patronales, o llegar al extremo de “acabar con el modelo de interlocución social que tanto ha contribuido a la concordia y a la paz social”.

El Gobierno valenciano, afirmó, también debería cumplir “sin dilaciones” los compromisos que adquirió el año pasado con la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR). La sociedad, a la que describió como un “apoyo importantísimo para el tejido empresarial” autonómico “ha sufrido importantes quebrantos” como consecuencia de la crisis, en especial de la inmobiliaria, que han deteriorado su estructura de capital. González extendió el llamamiento a las entidades financieras, especialmente a aquellas a las que en “años anteriores la SGR les ha sido muy útil y conveniente”.

Cierval también se posicionó ante lo que parece una inminente adjudicación del Banco de Valencia a otra entidad financiera en el marco de la subasta dirigida por el Banco de España. González apeló a razones de “estricta equidad” para que el valor de la acción no se reduzca a cero en dicho proceso. Pero también al propio interés del adjudicatario: “No hay que olvidar que los actuales accionistas del Banco de Valencia son los clientes naturales del Banco de Valencia”. “Y los empresarios”, prosiguió, “sabemos lo que vale un cliente fidelizado”.

“El primer euro que invierta España debe ir al corredor"

Cierval manifestó su preocupación ante la actitud “dubitativa del Gobierno de Madrid” ante el corredor mediterráneo. Los gestos del Ejecutivo poniendo al mismo nivel está infraestructura y el corredor central, así como la negativa del PP a declarar prioritario el eje mediterráneo en el Congreso llevaron a Cierval a fijar una vez más su posición.

La patronal autonómica insistió en que no tiene nada contra ninguna otra infraestructura, “pero el corredor prioritario es el corredor mediterráneo”; “prioritario quiere decir que el primer euro disponible que invierta España” debe destinarse a este eje, y el corredor “debe seguir un camino lógico, de norte a sur, con sus correspondientes accesos a los puertos”.

José Vicente González recordó que Cierval ha ido en este camino de la mano de los empresarios de Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía y Baleares, y advirtió de que “algo tan importante para nuestro futuro no deja espacio para ningún de tipo de personalismos ni protagonismos”.

El presidente de Cierval destacó la importancia de reducir el déficit, lo que requerirá recortes y reformas. Pero al mismo tiempo señaló que lo urgente “no debe impedir que hagamos lo importante”. Y lo importante, dijo, es volver a crecer, lo que permitirá crear empleo y salir del círculo vicioso en el que parece haberse instalado la economía.

Para ello, González consideró imprescindible impulsar una industria “fuerte, innovadora, moderna e internacionalizada”. La herramienta para hacerlo existe, afirmó: la Estrategia de Política Industrial que, a pesar de haber sido diseñada para el periodo 2010-2015 hoy se encuentra “prácticamente paralizada”. El dirigente patronal defendió la necesidad de activarla, con los cambios que sean necesarios, pero manteniendo el consenso entre Generalitat, patronal y sindicatos que se alcanzó en el momento de definirla.

Sobre la firma

Ignacio Zafra

Es redactor de la sección de Sociedad del diario EL PAÍS y está especializado en temas de política educativa. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia y Máster de periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid y EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS