Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ciencia es cosa de chicos

Un estudio constata diferencias entre sexos en el interés por la tecnología

De izquierda a derecha, Pérez; la directora general de la Fundación Elhuyar, Itziar Nogeras; Ochoa y la coordinadora del estudio, Eneritz Muguruza, en la presentación de los resultados.
De izquierda a derecha, Pérez; la directora general de la Fundación Elhuyar, Itziar Nogeras; Ochoa y la coordinadora del estudio, Eneritz Muguruza, en la presentación de los resultados.

Los jóvenes vascos muestran poco interés por la ciencia y tecnología y existen, además, grandes diferencias entre las opiniones de los varones y las mujeres al respecto, según los datos de un estudio, presentado ayer en Bilbao, en el que han colaborado la Fundación Elhuyar, la Cátedra de Cultura Científica de la UPV y la consejería de Educación.

A los chicos lo que más les interesa es el deporte (un 62%), seguido muy de lejos por las ciencias (21,6%), mientras que a las jóvenes les atraen el deporte (28%) y los asuntos relacionados con los famosos, ocupando la ciencia la séptima posición (9,5%). “Es preocupante que siga habiendo una brecha de género”, reconoció Begoña Ochoa, directora de Política Científica del Gobierno, en la presentación del informe, titulado Percepción de la ciencia y la tecnología en la juventud del País Vasco 2011.

Biogune lidera un proyecto europeo

  • El CIC Biogune, el centro de investigación en biociencias promovido por el Gobierno, ha sido seleccionado para encabezar un proyecto europeo para jóvenes científicos que investigan un proceso bioquímico de modificación y destrucción de las proteínas.
  • El proyecto, que durará tres años, está dotado con 3,3 millones de euros y lo financia la Comisión Europea.

El estudio suma más de 2.000 encuestas a alumnos de 10 a 18 años de 99 colegios del País Vasco, Navarra y el País Vasco francés. En términos globales, la cuestión que más les interesa es el deporte (68,3%), seguido por el cine, el arte y la cultura (51,4%), mientras que la ciencia y la tecnología figuran en cuarto lugar (46,9%), informa Vasco Press.

En cuestiones específicas sobre ciencia y tecnología, la informática y la salud (23,9%) son los preferidos de las féminas y la informática (36,5%) y la tecnología (29,1%), los de los varones. Estos tienen además mayor costumbre que las chicas de informarse en los medios en torno a estas materias.

Los chicos presentan también una visión más positiva de la educación en ciencia y tecnología y les divierten más esas asignaturas (14,3%) que a las chicas (8.1%). Y ellos creen que merece la pena estudiar ciencia y tecnología para encontrar un trabajo que les guste siete puntos por encima de ellas (37,2% frente al 30,3%).

El estudio pone de manifiesto que, en general, los jóvenes no se ven a sí mismos como investigadores. Entre las 11 profesiones que se proponen en el sondeo, la de investigador queda en octava posición, con una nota media de 4,4. Los extremos de la escala son deportista (6,3) y político (1,9). Por sexos, la opción de investigador queda en séptimo lugar entre las chicas, con una nota media del 4,3, mientras que entre los varones se sitúa en sexto lugar (4,6).

Resulta significativo que los sondeados imaginan al científico o investigador como un hombre mayor, vestido con bata blanca y en un laboratorio.

El responsable de la cátedra, Juan Ignacio Pérez, destacó el descenso registrado en el último lustro en las vocaciones científicas, cuando “en ningún momento se ha hecho tanto esfuerzo y un discurso tan contundente sobre la ciencia y la tecnología”. Pérez atribuyó ese descenso de vocaciones científicas a la bonanza económica vivida en los últimos años, lo que ha llevado a los jóvenes a decantase por carreras más ligadas a ayudar a la sociedad o la medicina “porque no se valoraba el progreso y la riqueza”. La actual crisis, a su entender, conllevará un repunte de las matriculaciones en estas materias.

Los estudiantes se muestran contentos con la formación científico-tecnológica que reciben en sus escuelas, ya que casi la mitad la considera buena o muy buena. Aunque reconocen que estas asignaturas les resultan difíciles (un 64,2% de los sondeados), las actividades les parecen divertidas (un 61,3%).