Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell intenta “no recortar” para llegar al 1,5% de déficit, según Buch

El consejero descarta el copago sanitario y apuesta por una mayor eficiencia

La oposición cree que el objetivo obligará a realizar recortes dramáticos

Máximo Buch, consejero de Economía e Industria.
Máximo Buch, consejero de Economía e Industria.

El consejero de Economía, Máximo Buch, aseguró el miércoles que el Consell no pretende realizar más recortes para cumplir con el objetivo de déficit en 2012, fijado por el Gobierno de Mariano Rajoy en el 1,5% del Producto Interior Bruto. Según Buch, el objetivo se intentará alcanzar con una mayor eficiencia. Un escenario que, para los partidos de la oposición, es completamente irreal.

El Consell terminó 2011 con un déficit del 3,68%, cuando el objetivo planteado era del 1,3%. Ahora el Gobierno de Rajoy plantea para este año un objetivo del 1,5%. El titular de Economía aseguró ayer que para cumplir el objetivo del 1,5% no será necesario recortar 1.500 millones adicionales del presupuesto, que ya sufrió un recorte de 1.052 millones a primeros de enero.

“Es absolutamente falso. Si estuviéramos hablando de 1.500 millones sería un ajuste tremendo y estamos hablando de décimas de punto”, dijo Buch, que añadió: “La recesión es algo peor e ingresaremos algo menos de impuestos, pero no van a ser unas diferencias muy significativas”. “Se trata”, continuó, “de dar el mismo servicio al ciudadano e intentar que cueste menos”. El consejero descartó que se plantee el copago en la sanidad pública.

En este contexto, el ministro de Asuntos Exteriores, el valenciano José Manuel García-Margallo explicó ayer en Canal 9 que el sistema de financiación ha discriminado sistemáticamente a la Comunidad Valenciana y ello explica, en parte, “el problema del déficit” existente en la Generalitat. Pese a ello, Margallo razonó que el 99% de los ciudadanos cree que se han cometido excesos y que es necesaria una reflexión si se quiere volver a crecer y crear empleo.

Los portavoces del PSPV, Compromís y EU  acusan a Fabra de “sumiso” ante la exigencia del Gobierno

Más comedido se mostró el portavoz de Economía popular en las Cortes, Ricardo Costa, que advirtió que hay que esperar a los presupuestos generales del Estado para saber con exactitud el nuevo ajuste económico.

Sin embargo, el análisis de los partidos de la oposición es radicalmente distinto. Ayer, el secretario general del PSPV, Jorge Alarte, acusó al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, de mantener “una actitud servil, débil e irresponsable” ante Mariano Rajoy. “El Consell”, prosiguió Alarte, “tenía que haber votado en contra del objetivo de déficit y haber exigido mayor flexibilidad para evitar mayores sacrificios, que vamos a pagar en los hospitales, centros de salud, colegios, política de dependencia y políticas sociales”.

El dirigente socialista acusó a Fabra de mentir sobre el déficit declarado en 2011 “porque hay 1.000 millones más y va a superar el 4%”. “El problema es que para alcanzar el 1,5% de déficit respecto al PIB no habrá que ajustar 1.500 millones de euros, sino como mínimo 2.500”.

Margallo dice que el sistema de financiación ha sido discriminatorio y explica parte del déficit

Enric Morera, portavoz de Compromís, indicó que el objetivo de déficit será imposible de cumplir “si no se recorta de forma drástica”. Para Morera, la política a seguir tendría que ser la aplicación de “una mayor fiscalidad en las rentas más altas y una financiación autonómica justa”.

En términos parecidos se pronunció la coordinadora de Esquerra Unida, Marga Sanz, que acusó al jefe del Consell de mantener una actitud “absolutamente sumisa” porque el Consell está en situación de quiebra y eso lleva “a no rechistar ante unos recursos insostenibles”.

En este contexto, Juan Roig, propietario de Mercadona, se refirió a la situación económica actual y aseguró: “En España nos hemos pasado 20 pueblos y en la Comunidad Valenciana 25”.

Roig criticó la realización de grandes inversiones en el sector inmobiliario que ahora están por vender y la pérdida de las entidades financieras valencianas.

 

Más información