Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un imputado anuncia que revelará datos nuevos sobre el ‘caso Emarsa’

Sebastián García Martínez actuó al mismo tiempo como informático y proveedor

La velocidad a la que avanza el caso Emarsa, en el que se investiga el colosal saqueo de la sociedad pública que depuraba el agua de Valencia, parece que volverá a incrementarse esta semana. Uno de los imputados, Sebastián García Martínez, que actuó a la vez como responsable informático de Emarsa y proveedor, por importes millonarios, de ese mismo tipo de productos para la empresa pública, solicitó al juez Vicente Ríos acudir a declarar ante él cuanto antes. El instructor lo ha citado este viernes. Según fuentes del caso, en el escrito enviado el juez, García Martínez, que ya fue interrogado durante horas en el juzgado, indicaba que sus palabras pueden condicionar las declaraciones de los imputados que todavía deben comparecer. En otras palabras, apuntan las mismas fuentes, que podría tirar de la manta.

Dos imputados, el exgerente de Emarsa Esteban Cuesta y el exdirector financiero de la planta, Enrique Arnal, ya han hecho en distinto grado algo parecido. Es cierto que ambos (sobre todo Cuesta) inculparon a los cargos que tenían por encima al tiempo que intentaban exculparse a sí mismos, aunque tanto uno como otro reconocieron haber cometido irregularidades. La declaración de Cuesta llevó, sin embargo, a la imputación y luego a la dimisión de Enrique Crespo, exvicepresidente de la Diputación de Valencia y exalcalde de Manises.

Cargos del Consell

La confesión de Arnal, que tuvo lugar el pasado viernes, fue todavía más contundente. El exdirector financiero afirmó que Crespo, Cuesta, y dos cargos de la empresa pública de la Generalitat de la que dependen las depuradoras valencianas, Epsar, “ingeniaron una estructura” para vaciar la sociedad pública y “enriquecerse de forma desmedida”. Los cuatro, afirmó Arnal, se repartían mensualmente hasta 180.000 euros, que inicialmente llevaba en cajas de cartón y más tarde distribuía mediante tarjetas de crédito uno de los empresarios que sobrefacturaban a Emarsa.

Los dos cargos de Epsar mencionados por Arnal, el exgerente José Juan Morenilla e Ignacio Bernabé, negaron ayer en un comunicado haber participado en el saqueo. Morenilla se desvinculó de Epsar el verano pasado para recalar en Facsa, una de las firmas de obra civil cuyos gestores han sido imputados por financiar ilegalmente las campañas electorales del PP en el marco del caso Gürtel.