Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez investigará los contratos a dedo de la edil del PP de Málaga Teresa Porras

La fiscalía aprecia indicios de posible prevaricación y pide la apertura de sumario

Teresa Porras
Teresa Porras

La fiscalía de Málaga ha advertido indicios de un posible delito de prevaricación en la concesión de contratos a dedo de la concejal del PP de Málaga Teresa Porras, por lo que ha remitido el caso al juzgado decano para que lo turne y se inicie la pertinente investigación judicial para esclarecerlo. La fiscalía ha conminado a que se tome declaración a la concejal y a otros responsables municipales denunciados y a que se recabe más información para determinar si hay o no responsabilidades penales.

La fiscalía ha tomado esta decisión nueve meses después de abrir diligencias de investigación sobre el asunto, denunciado por dos concejales del PSOE el pasado mes de abril, en plena precampaña para las elecciones municipales.

Las presuntas irregularidades tendrían que ver con contratos menores en distintas áreas de las que Porras fue responsable entre 2002 y 2009, hasta que el Consistorio cambió las normas internas para este tipo de adjudicaciones que no precisan de convocatoria pública justamente por un cúmulo de anomalías detectadas en distintas áreas. Un ex concejal del equipo de gobierno, Manuel Marmolejo, tuvo que dimitir por haber contratado a una empresa de un cuñado.

La investigación se centra en procedimientos negociados a los que se invitó a participar a empresas en apariencia distintas pero que en realidad pertenecían a las mismas personas. Entre los casos denunciados figuran también 28 contratos para la instalación de zonas de juegos infantiles a una sociedad de una interventora del PP.

Teresa Porras, que es concejal desde 1999 y una de los miembros del equipo de gobierno más allegados al alcalde, Francisco de la Torre, dijo ayer sentirse muy tranquila e incluso “encantada” de que se abra la investigación. “Mi honor lleva ocho años en tela de juicio y por fin va a ser un juez, el único legitimado para determinar sobre la legalidad de los contratos, quien va a examinarlos”.

Porras insistió en que “todos” los contratos realizados en las áreas que ha gestionado se han han cumplido “escrupulosamente bajo la legalidad”, e incluso “se ha llegado más lejos de lo que la normativa exige”, y afirmó que la denuncia está basada en “hechos inciertos”.

El alcalde, Francisco de la Torre, dijo igualmente estar muy tranquilo porque “las cosas se hacen muy bien en este Ayuntamiento” y respaldó de nuevo a Teresa Porras. Advirtió además de que el hecho de que el caso se remita al juzgado no implica que haya delito y se mostró confiado en que las actuaciones se archivarán como ha pasado en otros casos.

La portavoz del PSOE, María Gámez, dijo que el episodio refleja el “descontrol” en el Gobierno municipal, y que el “amiguismo empresarial” ha sido práctica común en la adjudicación de contratos por los concejales del PP, un comportamiento que consideró “censurable y poco ético”.