Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El asesor de los cabecillas de Emarsa cobraba el ente a 275 euros la hora

Quiles asesoró a la vez a los gestores de la sociedad pública y a los empresarios imputados

El juez también implica al hermano de Enrique Crespo en el delito de blanqueo de Andorra

Enrique Crespo, exvicepresidente de la Diputación de Valencia, exalcalde de Manises y expresidente de Emarsa.
Enrique Crespo, exvicepresidente de la Diputación de Valencia, exalcalde de Manises y expresidente de Emarsa.

Rafael Quiles, imputado en el caso Emarsa, prestaba asesoría económica al mismo tiempo a los dirigentes del ente público implicados en la causa y a las empresas que presuntamente saquearon la sociedad, encargada de depurar el agua de Valencia. Sus minutas no eran baratas, al menos cuando pagaba Emarsa: facturaba 275 euros por hora de trabajo, que luego rebajó a 250. Por la primera asesoría, a la que supuestamente dedicó algo menos de siete horas, cobró 1.914 euros.

El juez Vicente Ríos, que ayer le tomó declaración, sospecha que Quiles facturó a Emarsa por servicios realmente no prestados, o que fueron prestados pero en una magnitud muy inferior a lo que cobró. Su participación en la rapiña propiamente dicha parecería, en todo caso, menor. Quiles cobró de Emarsa 81.000 euros entre los años 2008 y 2010. El montante total del saqueo ascendió, según estimó “prudencialmente” el juez instructor, a 25 millones de euros entre 2004 y 2010. El asesor pudo ser, sin embargo, una pieza importante en el saqueo, dado que trabajó a la vez para las dos partes de la supuesta y monumental estafa.

Según afirmó ayer, Quiles ayudaba a Enrique Arnal, exdirector financiero de Emarsa y exconcejal de Unión Valenciana en Moncada; y a Esteban Cuesta, exgerente de la sociedad. Cuesta, sin embargo, le escribió al alcalde de Godella el 16 de junio de 2010: “Le informo de que Emarsa no tiene contrato de asesoramiento financiero con empresas o profesionales externos. Las tareas del departamento económico financiero de la empresa son desempeñadas por personal de la plantilla”, según la carta que el juez le mostró ayer a Quiles. También se le puso de manifiesto que, en su declaración en el juzgado, el exgerente se ratificó en esa versión y dijo que no sabía ni siquiera quién era la empresa de Quiles, Corven Asesores Económicos. El asesor no pudo ayer explicar por qué Cuesta había escrito o declarado tales cosas.

Quiles también asesoró a las empresas de los hermanos García Martínez —Microprocesadores Valencia, Sofitec, Reformas Rocafort, Construcciones Valsebe y Mantenimiento Valmasmark— que facturaron a Emarsa 8,8 millones de euros por servicios y suministros que en algunos casos resultan inverosímiles: partidas de 149 ratones de ordenador en seis meses (cuando en Emarsa solo había 30 puestos informatizados) y reparaciones en maquinaria que no existía.

El asesor cobró 1.914 euros por menos de siete supuestas horas de trabajo

El caso de Quiles se asemeja a otros de los imputados en la causa. Su empresa fue constituida el 14 de febrero de 2008 y empezó a facturar a Emarsa en marzo de ese mismo año. Las acusaciones han destacado que varias de las empresas que supuestamente sirvieron para vaciar de fondos la sociedad pública fueron creadas justo antes de empezar a facturarle, de lo que se deduciría que fueron constituidas precisamente para ello. Como en otros casos, también Quiles facturó por primera vez antes de haber firmado el contrato con Emarsa.

El asesor declaró que colaboró con Emarsa en el cambio del plan de contabilidad, informes de gestión, presupuestos e informes de auditoría. Admitió, sin embargo, que su firma no consta en ninguno de los informes que habría elaborado para Emarsa.

Quiles señaló especialmente durante su declaración a Enrique Arnal. Fue el exdirector financiero, dijo, quien lo introdujo en Emarsa y fue en su despacho donde realizó la mayor parte del trabajo.

El juez de Andorra que investiga por blanqueo de capitales a los cabecillas de la trama valenciana ha imputado, además de al exalcalde de Manises y exvicepresidente de la Diputación de Valencia, Enrique Crespo, a su hermano, Carlos Crespo. El resto de implicados son Esteban Cuesta, Enrique Arnal, Juan Carlos Gimeno, José Luis Sena Gimeno, Enrique Sena Gimeno, Vicente Ros. Todos ellos abrieron “un gran número de cuentas bancarias” en las que hacían ingresos por transferencia y retiradas en efectivo.