Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘exnúmero dos’ del PSC en Reus cobraba dietas mensuales de Innova

El caso de Eduard Ortiz se suma a los de otros seis altos cargos técnicos y políticos que presuntamente se lucraron facturando al ‘holding’ municipal

La polémica sigue instalada en el Ayuntamiento de Reus (Baix Camp, Tarragona). Ayer a última hora un informe de la secretaría del Consistorio desveló otro caso de cobros irregulares en las empresas del holding municipal Innova. En concreto, se hizo público que el exnúmero dos del PSC durante 20 años y teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Reus, Eduard Ortiz, recibió de Innova 600 euros mensuales netos durante dos mandatos por asistir a reuniones de los consejos de administración de las empresas Amersam y Reus Transport.

Las dietas eran fijas y Ortiz las cobraba aunque no asistiese a las reuniones. En el caso de Amersam, empresa de aparcamientos y mercados municipales, al parecer, Ortiz recibió remuneraciones de 300 euros mensuales de 2003 a 2011, año en que abandonó el Consistorio. En cambio, de Reus Transport, cobró otros 300 euros mensuales desde 2003 a 2007. Según fuentes municipales, Ortiz recibió estos complementos pese a que en 2003 los consejeros municipales de Innova acordaron cobrar solo por asistir a las reuniones y no tener adjudicado nunca un sueldo fijo.

Carles Pellicer, alcalde de Reus.
Carles Pellicer, alcalde de Reus.

El caso de Ortiz se destapó ayer en el consejo de administración de las empresas del grupo formado por Redessa, Amersam, Reus Transport y Gupsa.

La reunión, que se inició a las 19.30 horas, duró alrededor de tres horas. En un principio, el Ayuntamiento aseguró que explicaría el contenido del consejo de administración, pero a última hora declinó ofrecer ninguna información. El informe de la secretaría lo solicitó hace una semana el grupo municipal de Ara Reus. Esta formación ya alertó entonces de posibles cobros irregulares en sociedades municipales. Según el documento, ahora Innova podría pedir a Ortiz que devuelva el importe de las dietas cobradas.

Este último caso se suma a la lista de seis exconcejales y altos cargos del Ayuntamiento de Reus que, presuntamente, se han lucrado facturando a empresas de Innova o han tenido que dimitir por conflictos de intereses con el holding municipal. La caja de los truenos se abrió tras la dimisión de Josep Prat, exdirector general de Innova y actual presidente del Instituto Catalán de la Salud (ICS).

Josep Prat, auténtico cerebro de Innova, dejó su puesto en el holding el pasado 11 de enero, tras una denuncia de la CUP ante la Audiencia Nacional en la que apuntaban a la incompatibilidad de cargos en empresas públicas y privadas del sector sanitario que tenía. Desde entonces, el reguero de dimisiones ha sido imparable y afecta a la mayoría de partidos políticos.

Un reguero de dimisiones que afecta a todos los partidos en el Consistorio

El 20 de enero Josep Jofré, concejal de CiU y vicepresidente de Innova, es decir, mano derecha de Prat, abandonó su puesto en el Consistorio porque una de sus empresas familiares vende medicamentos desde 2001 al hospital Sant Joan de Reus, perteneciente al Ayuntamiento a través del grupo Sagessa. Días después, el 25 de enero, el PP de Reus destituyó a uno de sus asesores, Juan Gallardo, por haber logrado contratos de Innova para sus empresas mientras formaba parte del consejo de administración del holding municipal. Durante los dos pasados mandatos, Gallardo facturó 18.000 euros anuales realizando estudios para Innova. Además, Gallardo y otro dirigente del PP, Miquel Àngel López Mallol, cobraron entre 1999 y 2004 un sobresueldo de alrededor de 600 euros mensuales. Lo recibieron por orden del entonces alcalde, el socialista Lluís Miquel Pérez, bajo el concepto de dietas extraordinarias por actuar como enlaces en las relaciones de Reus con el Gobierno central, entonces presidido por José María Aznar.

El 27 de enero las facturas presuntamente irregulares salpicaron también a ERC cuando se descubrió que durante el pasado mandato el entonces concejal de Urbanismo, Jordi Bergadà, cobró 38.950 euros de Tecnoparc, sociedad mixta del Consistorio, mientras formaba parte del consejo de administración de Innova. Bergadà presentó otra factura de 30.680 euros en concepto de servicios profesionales que aún no le ha sido abonada. Además, el expresidente de Tecnoparc, Àngel Cunillera, entre 2008 y 2009 facturó a la empresa 93.344 euros. El Ayuntamiento de Reus y Ara Reus ya han llevado estos dos últimos casos a los tribunales.

La semana pasada la CUP presentó una denuncia ante la Oficina Antifraude de la Unión Europea para que se investiguen las ayudas comunitarias adjudicadas a Innova durante el pasado mandato. A raíz de ello, el alcalde de Reus, Carles Pellicer (CiU), encargó un informe a los servicios jurídicos del Consistorio sobre el destino de los fondos comunitarios.