Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell justifica los costes de los lodos con los que se saqueó Emarsa

Los socialistas aportan pruebas de precios tres veces inferiores

Instalaciones de la planta depuradora de Pinedo.
Instalaciones de la planta depuradora de Pinedo.

La Generalitat considera que los precios que pagaba por el tratamiento de lodos la depuradora de Pinedo, que da cobertura al área de Valencia, eran correctos, pese a que con ellos se produjo una buena parte del saqueo de la Empresa Metropolitana de Aguas Residuales (Emarsa), actualmente objeto de una investigación judicial en la que ya hay 27 imputados. Así lo recoge un informe de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas (Epsar), que depende la Consejería de Agricultura, Pesca, Alimentación y Agua, incorporado a la causa tras haberlo solicitado el juez instructor, Vicente Ríos.

El titular del juzgado de instrucción número 15 de Valencia, que lleva la investigación del caso Emarsa, requirió el pasado mes de enero de la Epsar, que suscribió varios convenios con la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi), propietaria de Emarsa hasta la disolución de esta última empresa, que informara sobre aspectos como la gestión de lodos y los precios que se fijaron para su tratamiento en la planta depuradora de Pinedo. El juez preguntaba específicamente por un acuerdo de febrero de 2007 de la comisión mixta de seguimiento de un convenio, que fijaba en 42 euros por tonelada el coste de la gestión de lodos. La Epsar asegura en su informe que ese precio “supuso un ahorro de costes” porque evitó el tratamiento de los lodos en otras instalaciones. Los socialistas, que ejercen la acusación popular en el caso Emarsa, han aportado pruebas de que 42 euros por tonelada es una cifra que triplica los costes de “recogida, transporte y aplicación de lodos en suelo agrícola” en depuradoras de otras comunidades autónomas, como las del área metropolitana de Barcelona.

Sólo por el supuesto fraude de la gestión de lodos, el juez evalúa que se desviaron en Emarsa cerca de 14 millones entre 2004 y 2010. El principal empresario implicado está en paradero desconocido.

"No se puede entender Emarsa sin investigar la Epsar, dice el PSPV

Los problemas que encontraba [Emarsa] para la aplicación agrícola” de los lodos y “las quejas tanto del Seprona como de los municipios receptores” llevaron a la Epsar a facilitar “el tratamiento de los lodos generados en Pinedo en otras instalaciones ajenas a la gestión de Emarsa”, como la planta de Fervasa, en Quart de Poblet-Aldaia, la planta de compostaje de Calles o la de secado témico de Quart-Benager. Sin embargo, señala el informe de la Epsar remitido al juez del caso Emarsa, a partir del año 2007, la planta de Fervasa solicitó 140 euros por tonelada, precio que se consideró excesivo y llevó a la Epsar a la conclusión de que “estaba asumiendo una responsabilidad que no le correspondía”, por lo que “se decidió que toda la gestión de los lodos la realizara Emarsa, independientemente de cuál fuese el destino, a un precio medio de 42 euros por tonelada, inferior al coste que habría tenido la Epsar manteniendo la situación y tratamientos realizados en el periodo 2003-2005 y empleando Emarsa para ello aquellos mecanismos e infraestructuras que en el ejercicio de sus competencias resultase oportuno”.

Enorme fraude

Los “mecanismos” de Emarsa desembocaron en un enorme fraude. En la gestión y tratamiento de lodos se interpusieron empresas fantasmas cuya única función era drenar fondos públicos hacia manos desconocidas. Los socialistas, que vienen insistiendo en que no se puede entender lo ocurrido en Emarsa sin investigar al organismo de la Generalitat competente en el saneamiento de aguas, rebaten los argumentos de la Epsar con ejemplos como el de la Empresa Metropolitana de Sanejament del área de Barcelona, cuyo acuerdo marco de 2010 prevé pagar precios de recogida, transporte y aplicación de lodos que oscilan entre los 17,67 y los 19,44 euros por tonelada, muy inferiores a los que considera la Epsar que incluso suponían un ahorro en Pinedo.

La Generalitat duplicó entre los años 2004 y 2009, justo el periodo bajo investigación judicial, los fondos que transfería a Emarsa a través de la Epsar, que pasaron de 8,1 millones de euros anuales a 16,6 millones. El hecho fue denunciado en las Cortes Valencianas por la diputada socialista Carmen Martínez hace dos meses, durante el debate previo a que se aprobara la creación de una comisión parlamentaria de investigación de Emarsa que todavía no se ha constituido. Los técnicos de la Epsar justifican esos incrementos en que la propia Emarsa pidió que se actualizaran las partidas de mantenimiento, reparaciones y otros aspectos.

La depuradora de Pinedo trata el 25% de las aguas residuales y genera el 20% de los lodos de toda la Comunidad Valenciana. Según el informe técnico de la Epsar, la planta presentaba equipos “muy deteriorados”

En paradero desconocido

El fraude en Emarsa, que ya supera los 25 millones de euros, fue consecuencia de una asombrosa variedad de facturaciones por trabajos no ejecutados o de sobrecostes exageradísimos. Sin embargo, es en la gestión de lodos, su transporte, tratamiento y aplicación agrícola, donde el desfalco alcanzó volúmenes más notables. El juez Vicente Ríos describió lo ocurrido en un auto del pasado 30 de enero, en el que fijaba fianzas de 25 millones a los principales imputados, el exalcalde de Manises y exvicepresidente de la Diputación de Valencia, Enrique Crespo, y el exgerente, Esteban Cuesta.

Entre 2005 y 2010, sociedades administradas por Jorge Ignacio Roca Samper “fueron colocadas de manera interpuesta entre la empresa al parecer prestadora del servicio de gestión de lodos hasta el mes de febrero de 2009, Adobs Orgànics, SL, y Emarsa”, explica el juez, “con la finalidad de incrementar artificiosamente el valor de los trabajos realizados”. Luego, otra empresa de Roca Samper siguió facturando hasta 2010 a Emarsa “sin que exista justificación de que le prestara servicio alguno”. Así se defraudaron al menos 11 millones euros. Roca Samper está en paradero desconocido y el juez Ríos ha emitido una orden de búsqueda internacional para hacerlo comparecer como imputado.

Por otra parte, la empresa Notec, SL empezó a intervenir en 2006 y 2007 “de manera indirecta en la trama”, según explica el juez. Facturaba a empresas de Roca Samper por un supuesto control de Adobs Orgànics, la empresa que efectuaba en realidad la gestión de lodos en Pinedo. Después, en 2008 y 2009 pasó a actuar por su cuenta. “Ha aprendido perfectamente a facturar y ya no necesita realizar ningún control, factura directamente al igual que lo han hecho en ejercicios anteriores las empresas administradas por Roca Samper”, dice el juez. Finalmente, Notec creó otra empresa con la esposa del jefe ambiental de Emarsa, también imputado, que acabó facturando directamente a la depuradora de Pinedo. Ese fraude es de unos 2,7 millones de euros.

La entidad de saneamiento de la Generalitat, sin embargo, considera que lo que se pagaba en Emarsa por tratar los lodos era incluso un ahorro

Más información