Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gaiás duplica su gasto en calefacción por el alza del crudo

El suministro del gas se dispara a 228.800 euros en 2012

La Cidade da Cultura gastará en calefacción durante el próximo año el doble que el anterior. Ello es debido no solo a la apertura al público de dos nuevos edificios que se sumarán a los dos ya en funcionamiento desde hace un año, sino sobre todo al incremento del precio del petróleo y a la caída del euro con respecto al dólar.

La Xunta acaba de licitar, a través de la Fundación Cidade da Cultura, el suministro de gas al complejo del Gaiás durante el próximo año por un importe máximo de 228.800 euros, casi el doble de los 117.273,08 euros por los que adjudicó en su momento a Unión Fenosa el mismo abastecimiento durante el último año. El incremento se explica en parte por la apertura en los próximos meses de dos nuevos edificios, el Museo y los Servicios Centrales, que se sumarán al Archivo y a la Biblioteca que ya venían funcionando. Pero, en términos energéticos, atender a esos dos nuevos edificios supondrá un incremento de apenas un 25%, pasando de un consumo anual de 3.300.000 a 4.350.000 kilowatios hora, según estimaciones de la Xunta.

La desproporción entre el incremento previsto del gasto, un 95%, con respecto al aumento de la energía a consumir se explica por la vinculación que se establece en el contrato con respecto al precio del barril de petróleo brent y al cambio euro-dólar.

La Xunta paga mensualmente el consumo de gas de la Cidade da Cultura a partir de una fórmula en la que valora conceptos fijos, como el caudal diario contratado (13.160 kWh), pero también variables. Entre estos últimos, cita expresamente el precio del barril de petróleo brent, que en el último año ha pasado de 90 a 110 dólares, y el cambio euro-dólar, con la cotización de las monedas mucho más igualada que hace un año. Según exige la Xunta, “cada trimestre la empresa comercializadora aportará información” sobre esos dos “coeficientes variables”.

Además del gasto de gas para la climatización, la Cidade da Cultura también consume electricidad por un importe que ascendió en el último año a cerca de 400.000 euros y cuyo contrato también deberá ser renovado en unas semanas. Al igual que ha ocurrido con el gas, la apertura de los dos nuevos edificios supondrá previsiblemente un incremento de dicha factura.