Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lucha clandestina también cotiza

Un juez incluye en la pensión de un histórico de CC OO en Seat los seis años que pasó en la cárcel y huido del franquismo

Armando Varas, sindicalista de CC OO en Seat.
Armando Varas, sindicalista de CC OO en Seat.

Un juez de Barcelona ha reconocido las cotizaciones a la Seguridad Social de un sindicalista y luchador antifranquista por los seis años en los que estuvo encarcelado o huido de la justicia. Su nombre es Armando Varas, histórico representante de CC OO en Seat, donde trabajaba entonces, y militante del PSUC que encadenó entre 1970 y 1976 periodos de cárcel y huida para evitar una condena, dictada en rebeldía, de tres años por asociación ilícita como consecuencia de su actividad contra el régimen. Varas regresó a Seat en 1977, tras la Ley de Amnistía, gracias a la lucha de sus compañeros para que los trabajadores represaliados pudieran reincorporarse a la fábrica.

Pasados los años, a la hora de jubilarse, Varas tenía suficientes años cotizados, pero la ausencia de esos seis durante los que no pudo trabajar le penalizó con una pensión del 76% de la base de cotización y no del 82% como finalmente le corresponde. Gracias a la sentencia del Juzgado de lo Social número 8 de Barcelona, que reconoce la cotización correspondiente a los años que estuvo huido en la clandestinidad, pasará de cobrar 1.046 euros de pensión a algo más de 1.200. “En los tiempos que corren, no está tan mal, paso de mileurista a mildoscientoseurista”, se ríe.

Bromas aparte, Varas celebra que su caso “siente precedente para centenares de compañeros que lucharon contra el franquismo”. “Solo en la Seat, en diferentes momentos y periodos de tiempo fuimos 780”, asegura. Entre 1970 y 1976, Varas pasó seis meses en la prisión y la mayor parte del tiempo restante “en busca y captura”, escondiéndose y trabajando “en negro” con distintas identidades falsas, porque no podía trabajar “ni por cuenta propia ni ajena”, como reconoce la sentencia. Mientras, coordinaba el sindicato CC OO, entonces ilegal, desde cualquier punto de España.

“Debemos considerar que el actor no pudo trabajar ni cotizar a causa de su actividad político-sindical y la persecución padecida”

“Debemos considerar que el actor no pudo trabajar ni cotizar a consecuencia de su actividad político-sindical y la persecución padecida”, dice la sentencia, por lo que condena a la Seguridad Social a tener en cuenta todo el periodo de cotización, al tiempo que absuelve de hacerlo a Seat.

El abogado de Varas, Miguel Arenas, del Col·lectiu Ronda, considera la resolución “un reconocimiento explícito de la represión y la persecución que el franquismo ejerció sobre la clase trabajadora y sus representantes sindicales”. Y aunque el caso se ha resuelto de forma positiva para su representado, lanza un reproche: “Debería ser la Administración de oficio, y no un afectado, la que actuara en estos casos, de los que hay muchos, porque la propia Administración tiene la información. Además, gracias a gente como Armando y su lucha hoy tenemos democracia”.