Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos se plantan contra los recortes en funcionarios de Aguirre

El Colegio oficial y el principal sindicato avisan de que no tolerarán “recortes indiscriminados”

Sus condiciones ya son “precarias”, denuncian

Los médicos madrileños, un colectivo de 16.000 profesionales en el sector público, han dado un paso adelante. Los recortes aprobados por el Gobierno de Esperanza Aguirre afectan a su jornada laboral, que pasa de 35 a 37,5 horas semanales, y supondrán, aseguran, la pérdida de 1.500 puestos cubiertos ahora por eventuales. Por eso el Colegio Oficial de Médicos de Madrid (ICOMEM) y el sindicato mayoritario entre los facultativos, Amyts, se han unido para avisar a Aguirre: no tolerarán recortes que se hagan “de manera indiscriminada”. Las dos organizaciones se reunieron el jueves y acordaron redactar un comunicado conjunto, algo insólito en las relaciones entre el sindicato y el Colegio, que como mucho habían pactado hace años algún escrito común para denunciar las agresiones a los facultativos.

“Los recortes anunciados suponen una seria amenaza al servicio básico” de salud, aseguran los médicos. “Estamos dispuestos a defender su calidad y las condiciones en que se presta actualmente”, añaden. Y para ello anuncian “actuaciones conjuntas” que acordarán en los próximos días. Pese a que la Consejería de Sanidad, igual que hizo la de Educación cuando amplió la jornada de los profesores al inicio del curso, niega que se vayan a perder puestos de trabajo, el sindicato Amyts calcula que cerca de 1.500 facultativos eventuales dejarán de contratarse. El cálculo se ha hecho aplicando el aumento de 2,5 horas a la jornada anual. “Se podrían perder 1.100 médicos en los hospitales y 350 en los centros de salud”, calcula el secretario general de Amyts, Julián Ezquerra.

Los cambios anunciados “suponen una seria amenaza”, afirman

Sanidad aún no ha precisado cómo va a aplicar el aumento de jornada a los médicos. Estos consideran varias posibilidades, explica Ezquerra. En el caso de los centros de salud, podría hacerse doble jornada, es decir, el médico de turno de mañana podría hacer una tarde. “Eso significa más paro, porque es la manera de ahorrarse suplencias”, asegura, además de sobrecargar a unos profesionales ya muy castigados por exceso de burocracia y falta de tiempo para ver a tantos pacientes. En los hospitales, donde muchos eventuales hacen guardias, los médicos de plantilla tendrían que repartírselas. “Será más difícil cubrirlas, y la penalidad y la dureza del trabajo serán mayores”, pronostica Ezquerra, que también sospecha que Sanidad podría dejar de aplicar el acuerdo por el que los médicos mayores de 55 años dejan de hacer guardias.

“Las medidas de ahorro no pueden incidir sobre unos profesionales en los que recae el mantenimiento de las condiciones de salud de la población”, afirma el comunicado conjunto. El texto alerta de que ya antes de que se apliquen los recortes los médicos están trabajando “en condiciones precarias”. Por eso piden a Aguirre “que no tome medidas restrictivas sin haberlas consensuado previamente con los profesionales”. El problema es que ya están tomadas, mediante la Ley de acompañamiento a los presupuestos de 2012. Ahora se trata de ver cómo se van a aplicar. “No estamos dispuestos a permitir que los cambios sean para deteriorar la sanidad”, avisa Ezquerra: “Podemos entender que haya que racionalizar el gasto. Si hay que hacer cambios en el sistema, que cuenten con los médicos”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram