Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pequeño comercio se moviliza contra la libertad total de horarios

La Comunidad de Madrid tramita una nueva normativa que permite abrir todos los días del año

La confederación del negocio minorista alerta de que se perderán 20.000 empleos

Inicia una recogida de firmas y pide a la presidenta Aguirre una moratoria de 10 años

Ofertas en el arranque de las rebajas en el centro de Madrid. Ampliar foto
Ofertas en el arranque de las rebajas en el centro de Madrid. EFE

Amador Gómez coge el micrófono algo angustiado. Es el dueño de una tienda de electrodomésticos en Alcobendas (Madrid). Y, en síntesis, viene a decir que el futuro pinta negro. “Si me obligan o me dan permiso para abrir 24 horas al día, tendré que llevar una cama al establecimiento y poner un timbre para que me llamen cada vez que quieran algo”.

Esta mañana, Gómez ha tomado la palabra en la rueda de prensa en la que Cecoma (Confederación de Empresarios de Comercio Minorista, Autónomos y de Servicios de la Comunidad de Madrid) ha pedido marcha atrás en la nueva normativa que prepara la Comunidad de Madrid para permitir que todos los negocios abran cualquier día a cualquier hora, la Ley de Dinamización del Comercio Minorista. La confederación representa al 90% de los comerciantes madrileños (67.500 de los 75.000 de la región, según sus datos).

Cuestión de empleo

  • En Madrid hay unos 75.000 comercios, según datos de la confederación de minoristas Cecoma, que representa al 90%del sector.
  • La confederación de pequeños comerciantes estima que la nueva ley, que permite abrir 24 horas al día durante 365 días al año a todo tipo de superficies, supondrá la pérdida de 20.000 empleos. La Comunidad de Madrid alega justo lo contrario, que se crearán 20.000 nuevos puestos de trabajo.
  • El Anteproyecto de Ley de Dinamización del Comercio Minorista Madrileño, actualmente en fase de alegaciones, estará lista en mayo, según los cálculos del Gobierno regional.

Han iniciado una recogida de firmas entre sus asociados y los clientes de las tiendas, presentaron alegaciones y piden a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, una moratoria de al menos 10 años en la puesta en marcha de la ley para renegociar convenios que ahora impiden a sus empleados trabajar los domingos o adecuar sus negocios, señalan. Esta nueva normativa, que solo respalda sin fisuras la asociación que aglutina a las grandes superficies comerciales (Anged), propone libertad total de horarios, que los negocios puedan abrir a su conveniencia hasta 24 horas al día y 365 días al año.

Al comercio de proximidad, el nombre genérico que aglutina desde la peluquería de la esquina a la tienda de ultramarinos o el negocio de electrodomésticos de Gómez, esta idea no les convence. Cecoma calcula que se perderán “en menos de año y medio” unos 20.000 empleos. El cálculo proviene, a la baja, de la estimación de cierre del 30% de las tiendas de la región, en las que trabajan de media entre 2,7 y tres empleados, explica Alfonso Tezanos, vicepresidente de Cecoma. “Van a quitar cuota de mercado, no a favorecer que la gente compre más”, asegura.

En el pliego de recogida de firmas, rechazan las nuevas medidas “contra las pymes y autónomos”. Defienden que el comercio de proximidad genera más del 80% del empleo del sector y aseguran que por cada puesto de trabajo de una gran superficie se pierden “cuatro empleos” entre sus asociados. No creen que se incremente el consumo, sino que se trasladará a los grandes centros comerciales y tampoco consideran que beneficie al turismo, porque las zonas con afluencia de visitantes de fuera ya disponen de libertad de horarios, entre otros motivos.

“Confiamos en que, una vez más, la presidenta atenta nuestras peticiones”, ha deseado esta mañana Salvador Santos Campano, presidente de Cecoma. La normativa ampliará el número de domingos en los que los comercios pueden abrir (Madrid permite hasta 22 frente a la media del resto de regiones de ocho anuales). “El pequeño comercio va a seguir sin abrir festivos, porque no es rentable y el comerciante además tiene familia”, ha asegurado Santos Campano.

“La libertad de horarios no es la cuestión”, ha añadido José Luis Molina, vicepresidente del colectivo. Los negocios con menos de 300 metros cuadrados ya disponen de libertad horaria casi total. La nueva normativa la amplía a aquellos con más superficie. “Es un problema de libertad de domingos, la venta se va a trasladar a las grandes superficies”, añade. Aguirre ha argumentado, desde que comenzó a articular esta normativa, que se trata de una medida clara de su política liberal. Molina ha replicado hoy a ese argumento: “Yo soy tan liberal como cualquiera, pero cuando beneficia a pocos para perjudicar a muchos, deja de ser liberal para convertirse en atropello”.

De moratoria, nada

El Gobierno madrileño, por boca de la viceconsejera de Economía, Comercio y Consumo, Eva Piera, ha rechazado ya la posibilidad de que se pueda aplicar una moratoria a la ley de horarios comerciales, con el argumento de que supondría un perjuicio para los parados y para los emprendedores.

En declaraciones difundidas por su gabinete, Piera asegura que los seis meses de tramitación que se apruebe son un tiempo "suficiente" para que los comerciantes se adapten. "No podemos retrasar su puesta en marcha en las circunstancias económicas actuales porque privamos de oportunidades a los parados y a los emprendedores", sostiene Piera.

La viceconsejera asegura que la norma agiliza la puesta en marcha de negocios, concede libertad de aperturas a todo tipo de comerciantes, creará 20.000 empleos, supondrá un incremento de seis décimas en el PIB regional y adapta la oferta a la demanda de los consumidores.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información