_
_
_
_
_

Sin dinero para traer a los Reyes Magos

Los recortes eliminan la cabalgata en 18 de 21 distritos de la capital En zonas como Butarque o Latina, la iniciativa vecinal suple la falta de ayudas municipales Unos 2,5 millones de madrileños acudían a alguno de estos desfiles

Cabalgata de Reyes reivindicativa en Hortaleza, el 5 de enero de 2011.
Cabalgata de Reyes reivindicativa en Hortaleza, el 5 de enero de 2011.CARLOS ROSILLO

Unos 2,5 millones de madrileños tendrán que desplazarse este año al centro o a otro distrito de la capital para ver a Melchor, Gaspar y Baltasar el próximo 5 de enero. Los recortes en el presupuesto municipal han dejado este año sin cabalgata a 17 de los 21 distritos de la ciudad de Madrid.

Los Reyes Magos solo recorrerán las calles de los distritos de Fuencarral, Puente de Vallecas, Moratalaz y Vicálvaro después de que las partidas destinadas a las actividades culturales de las Juntas de distrito se hayan reducido entre un 16% y un 50%, según denuncia la concejal socialista Ana García D’Atri.

A pesar de los recortes, en algunos barrios los vecinos se han puesto manos a la obra para suplir con su esfuerzo las carencias del Ayuntamiento y mantener una tradición que acerca a Sus Majestades de Oriente a todos los niños madrileños. En Latina, Hortaleza, Chamartín y Villaverde, las asociaciones de comerciantes y vecinos están trabajando conjuntamente para que las carrozas pasen por él a pesar de no contar con la subvención municipal.

Una portavoz de la Concejalía de Coordinación de las Juntas se limita a reiterar “ajustes presupuestarios” para justificar la eliminación de las cabalgatas en 17 distritos. El mismo argumento le sirve para explicar que en cuatro se continúen celebrando. También asegura desconocer cuánto dinero destinaba el Consistorio a esta actividad.

Una de esas cabalgatas populares es la que ha organizado la Asociación de Vecinos Independiente de Butarque (AVID) en colaboración con los comerciantes del barrio. “El desfile de Villaverde se hace de toda la vida aunque curiosamente nunca pasaba por Butarque”, explica el vicepresidente de AVID, Óscar Jiménez.

A finales de noviembre, la Junta de distrito anunció que no habría cabalgata por los recortes así que los vecinos decidieron que los Reyes pasarían por el barrio con o sin subvención. “Los comercios se han volcado de forma unánime en la iniciativa, cada uno ha aportado lo que podía pero de media estaría en torno a los 100 euros. Por otro lado hay vecinos que contribuyen con su tiempo y hacen trabajos de carpintería, electricidad, pintura…”, indica Jiménez. La plataforma vecinal ha organizado, además, un sorteo para recaudar fondos. Por ahora, solo en boletos ya han recogido 2.000 euros. El Ayuntamiento de Madrid ha denegado a Villaverde el permiso para organizar la cabalgata el día 5 de enero. Aún así los vecinos insisten en que piensan celebrarla.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En Hortaleza, la cabalgata participativa celebra este año su cuarta edición. Una de las portavoces de la Asociación de Vecinos Villa Rosa indica que la concejal del distrito, Elena Sánchez Gallar, “privatizó” el desfile en 2007. “Después de 30 años, dejó de ser una fiesta participativa que contaba con los vecinos y los colectivos sociales para ser una cabalgata que organizaba una empresa y que no tenía en cuenta la voz de las asociaciones del barrio”. La fórmula es parecida a la de Villaverde: rifas, donaciones, un concierto en la sala Galileo y carrozas que hacen los vecinos con sus propias manos.

Reconocen que son cabalgatas modestas de entre tres y seis carrozas pero complementan la austeridad del desfile con “muchos caramelos” y en algunos casos como en el de Butarque con una chocolatada para todos los vecinos. El objetivo es que los Reyes Magos sigan visitando el distrito aunque el dinero municipal “se olvide del barrio”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_