Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas-Colell y Ortega eluden las culpas en la crisis de las nóminas

Nadie asume el “error” de haber descontado ya a los funcionarios el IRPF de la paga de Navidad

El consejero de Agricultura, el democristiano Josep Maria Pelegrí, afirma que “toca dar la cara”

El malestar por la retención por adelantado del IRPF de la paga extra de Navidad en la nómina de diciembre de los 210.000 empleados públicos se trasladó ayer al seno del Ejecutivo de CiU. Después de que el jueves el presidente del Gobierno, Artur Mas, se disculpara por haber realizado dos retenciones en la nómina de diciembre —una por el sueldo ordinario y otra por la paga de Navidad, que todavía no han cobrado—, el consejero de Agricultura, el democristiano Josep Maria Pelegrí, reclamó en un acto de partido que el responsable del desaguisado diera la cara. De momento, el único en hacerlo ha sido el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, aunque la explicación que dio el día del incidente no fue asumida por Mas, que lo atribuyó únicamente a un “error”.

Mas-Colell aseguró el miércoles que la decisión se había tomado para evitar que los empleados públicos tuvieran que presentar una declaración complementaria en 2013 por la parte de la paga extra que percibirán el año que viene a causa de la imposibilidad de la Generalitat de abonársela ahora por los problemas de liquidez que sufre. Sin embargo, los sindicatos no dieron crédito a esa versión y explicaron que se debía a un “error” con el sistema informático que se utiliza para abonar las nóminas. Un portavoz de Gobernación, de hecho, señaló que esa era la causa de que se aplicara la doble retención.

El Departamento de Gobernación elude culpar directamente al de Economía, pero recuerda que el pago de las nóminas depende del equipo de Mas-Colell y que fue este quien la semana pasada abrió la caja de los truenos anunciando el retraso en el pago de la extra de Navidad. Fuentes del Gobierno consideran que cuando Artur Mas dijo el jueves que se tendría que haber explicado todo lo que implicaba el atraso, se refería precisamente a este episodio. Mas-Colell dijo que se pagaría más tarde, pero no habló de los efectos fiscales colaterales.

El secretario general de Unió y consejero de Agricultura, Josep Maria Pelegrí, afirmó que “ahora toca dar la cara” por el error. Pero Joana Ortega no tiene intención alguna de comparecer por ahora para dar estas explicaciones, precisamente porque en su departamento se tiene convencimiento de que debe hacerlo Economía. La vicepresidenta se dirigió por escrito a los funcionarios a través de un boletín interno refiriéndose al error. Economía eludió ayer hacer comentarios al respecto, más allá de asegurar que se está trabajando al máximo para poder realizar los pagos. No obstante, acerca de si algún responsable de Economía se siente desautorizado, una portavoz fue rotunda: “No”.

Sánchez-Camacho

carga contra la

“falta de previsión Presupuestaria”

Los sindicatos, irritados por las recortes y aplazamientos salariales y la doble retención, señalan la descoordinación que hay entre ambos departamentos. A su juicio, el pago depende de Economía, pero la relación directa con los funcionarios corresponde a Gobernación. Según fuentes de CC OO, el miércoles por la mañana, cuando se abonó la nómina con la doble retención, no habían recibido ninguna explicación.

La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, no ahorró críticas Mas pese a su apoyo en el Parlament. Lamentó la “falta de previsión presupuestaria” y exigió que Mas no se limite a disculparse. La mesa del Parlament admitió a trámite la petición de la izquierda para impugnar el decreto que permite retrasar el pago a los funcionarios.