Un sector airado por la tasa turística

Hoteleros y patronales califican de "injusto, irracional y arbitrario" el nuevo impuesto La medida abre la primera gran brecha entre Mas y los empresarios

Cruceros en el puerto de Barcelona.
Cruceros en el puerto de Barcelona.CARLES RIBAS

La implantación de la tasa turística ha abierto la primera gran brecha entre el Gobierno de Artur Mas y los empresarios catalanes. Todas las grandes patronales, incluso Fomento del Trabajo y Pimec, y las asociaciones turísticas catalanas cargaron ayer contra la medida que presentó el Ejecutivo el martes con el proyecto de presupuestos, la cual prevé el cobro de uno a tres euros por pernoctación a todos los turistas. En un comunicado conjunto, el sector calificó de "injusta, irracional y arbitraria" la creación de la tasa, y considera que "genera un verdadero agravio comparativo" respecto al "resto de las destinaciones turísticas del Estado español" y ante otros competidores.

La tasa turística, que está dentro del proyecto de ley de medidas urgentes que presentó el martes el consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, permitirá recaudar, según cálculos del Gobierno, 100 millones de euros. El impuesto se cobrará por persona y noche en todos los establecimientos, desde hoteles a cruceros y casas rurales. Turismo de Barcelona aplaudió la medida, siempre que todo lo recaudado, tal como dijo el Ejecutivo, vaya a promoción turística, aunque su presidente, Joan Gaspart, también hotelero, se debatió erráticamente entre la defensa y la crítica. Andreu Mas-Colell justificó la creación de la tasa turística aduciendo que muchos destinos turísticos del entorno (en referencia a París y Roma, por ejemplo) la cobran. El sector, sin embargo, ya comenzó a reaccionar en contra el martes. Jordi Clos, presidente del Gremio de Hoteleros de Barcelona, se quejó de que CiU siempre les "había ayudado contra la tasa turística" y ahora se la imponen sin diálogo. "Debe de ser muy rica la gente del Gobierno si creen que no afectará a la llegada de turistas tener que pagar entre uno y tres euros por noche", criticó.

El sector turístico ha exigido una reunión urgente con el presidente catalán Artur Mas

El resto de las patronales turísticas y empresariales (también Pimec y Fomento del Trabajo, y el Consejo de Cámaras de Comercio) se añadieron ayer a las quejas contra el impuesto, que desembolsarán en especial turistas, pero también viajeros de negocios. El sector exigió una reunión "con carácter de máxima urgencia" con el presidente de la Generalitat "para trasladarle la gran preocupación que la medida despierta". No solo les molesta la tasa, que temen que suponga un problema, en especial para todos los establecimientos que compiten con paquetes muy ajustados en precio con operadores turísticos, sino también la forma en que se ha elaborado, ya que representantes de asociaciones turísticas se habían reunido con el Gobierno y nunca les habían confirmado que ya estuviera redactada.

La postura oficial de Turismo de Barcelona, organismo participado por el Ayuntamiento de la capital catalana, es que es positivo que haya más fondos para promoción gracias a la nueva tasa. Su presidente, Joan Gaspart, pronunció, sin embargo, un discurso con tintes surrealistas. El problema es que Gaspart es al tiempo hotelero y está en la cúpula de varias de las patronales que han firmado el comunicado en contra del impuesto, pero comparecía como responsable de Turismo de Barcelona. Lidiando con sus encontrados intereses, defendió que los fondos que recoja la tasa turística serán buenos para el sector y que deben hacer el esfuerzo. Pero en calidad de empresario y miembro de distintas patronales, sin embargo, apuntó que la tasa será muy dura para algunos establecimientos, especialmente los que ofrecen precios ajustados. Tras varias idas y venidas, reconoció que "nunca se habría podido consensuar con el sector una tasa así" y que por eso la Generalitat ha decidido sin más imponerla. A partir de ahora, dijo, hay dos opciones: o seguir con las quejas o sentarse a negociar para que sea lo más positiva posible.

Barcelona ha recibido este año 7,4 millones de visitantes, la mejor cifra de la historia
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La teniente de alcalde de Barcelona responsable del área turística, Sònia Recasens, en la misma línea, dijo que ya están centrados en conseguir el máximo beneficio para la ciudad y dio la tasa por aplicada. La idea del Gobierno de Mas es que el 25% de lo recaudado vaya a los municipios, pero Barcelona, defiende Recasens, merece recibir más, ya que el grueso de lo que se recaude se generará gracias a la capital. Por eso negocian bilateralmente con la Generalitat para que la ciudad logre quedarse con el 40% de la recaudación, en lugar del 25%. En 2011 Barcelona ha batido todos los récords históricos: ha recibido 7,4 millones de turistas, el 4,4% más que en 2010.

 

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Cristina Delgado

Es subdirectora y se encarga de la edición digital de EL PAÍS. Antes fue redactora jefa de Economía, sección en la que se incorporó al periódico, en 2008. Licenciada en Periodismo y en Comunicación Audiovisual, ha realizado el máster UAM-ELPAIS y posgrados de información económica y gestión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS