Habla Acuicultura de España

La revolución azul llega a la mesa

Pescados de mar y de río, moluscos y algas de proximidad se crían y cosechan en España. Estas son las claves para elegir el pescado de acuicultura sostenible y respetuoso con el medio ambiente

Mejillones, lubinas, lenguados, almejas, corvinas, truchas y doradas tienen algo en común: son ricos en proteínas, aceites esenciales, vitaminas y minerales, pero especialmente ofrecen un alto contenido en ácidos grasos omega-3, imprescindibles para la salud y el equilibrio nutricional. Además, este tipo de pescado en concreto forma parte de la “ganadería acuática” de la Acuicultura de España, que se encarga de abastecer a los mercados y supermercados para que estos productos lleguen de las “granjas” del mar o río al plato.

Según el Informe sobre la Acuicultura en España 2020, elaborado por la Asociación de productores del sector (APROMAR), somos el país europeo con mayor cosecha de acuicultura (25,5% del total de la Unión Europea), con una producción cercana a las 350.000 toneladas de peces, de mar y río, moluscos y algas. Sin embargo, según un estudio elaborado por APROMAR, más de un tercio de la población española (33,8%) nunca ha oído hablar de la “acuicultura” y cuando se le describe afirma que lo desconoce.

¿Qué es Acuicultura de España?

A finales de los años 60, nuestro país destacaba en la producción mundial de productos acuáticos, sobre todo procedentes de la pesca extractiva en aguas nacionales e internacionales. Y fue en aquella misma época, al reducirse las posibilidades de este tipo de pesca, cuando se dieron los primeros pasos en acuicultura: viveros donde crían peces como corvina, lubina o dorada, bateas de mejillones o granjas en los márgenes de los ríos donde crecen la trucha arcoiris y el esturión, o en las playas, zonas intermareales o esteros para la producción de ostras y almejas. Los pescados de acuicultura están criados de forma controlada y cumplen exigentes normativas, lo que permite asegurar que se vela por su bienestar animal y que además, se hace de forma respetuosa con el medio ambiente que los rodea. Además, se puede asegurar que contienen los mismos nutrientes que los pescados procedentes de la pesca extractiva.

La acuicultura es un método de producción de peces, moluscos y algas, que permite alimentar a la creciente población de forma sostenible y que genera empleo en zonas rurales y costeras. Es una actividad que genera unos 19.000 empleos directos y más de 46.000 empleos indirectos al año en España

“El mundo está cambiando, la pandemia está acelerando muchos cambios, posiblemente en la alimentación también. Nuestro entorno cada vez se preocupa más por lo que compra y tiene claro qué espera de su alimentación. Nosotros queremos estar ahí y acompañar a la sociedad: conseguir que la Acuicultura de España sea conocida y valorada como método de obtención de especies acuáticas, tanto animales como algas, que tienen un alto valor por sí mismos, y seguir mejorando nuestro trabajo con la elaboración de una Memoria de Sostenibilidad”, concluye Javier Ojeda, gerente de APROMAR.