Enrique Gracián: “Hay infinitos más grandes que otros”

El matemático y divulgador presenta en ‘Historia de los números’ un viaje del cero a lo incalculable

Enrique Gracián
Enrique Gracián

El matemático Enrique Gracián (Barcelona, 1945) ha volcado su carrera en hacer accesible el conocimiento científico. En televisión, fue subdirector del clásico de La 2 Redes. Como autor, publica Historia de los números (Arpa), un viaje del cero a lo incalculable.

¿Cuándo supo que se dedicaría a las matemáticas? En el instante en que supe que no me dedicaría a la medicina. Sabía que en medicina había muchos problemas para resolver. Las matemáticas te enseñan no sólo a resolver problemas, sino también a plantearlos de la manera adecuada, que es un paso previo imprescindible. Fue una decisión acertada de la que nunca me he arrepentido. Las matemáticas pusieron orden y concierto en mi cabeza (para que luego volviera todo a desordenarse otra vez, pero de forma distinta).

¿Qué libro le convirtió en científico? Una parte de mi mente es “mente científica”, lo cual no me convierte en científico. Ciencia es un término muy general. Son muchos los libros de ciencia que van acondicionando tu mente.

¿Y en divulgador? Un libro de álgebra del que no entendí absolutamente nada. Después de un esfuerzo importante conseguí reescribirlo de manera que se entendiera. Creo que fue entonces cuando empezó mi trabajo como divulgador. Creo que todo profesor es (o debería ser) en cierta medida un buen divulgador.

Explique, en pocas palabras, qué es un número. Un símbolo abstracto que nos indica cuantos objetos hay en una colección. Son 12 palabras.

¿Para qué sirve conocer la aritmética si ya tenemos calculadoras potentísimas en nuestros móviles? ¿Para qué necesitamos hacer ejercicios como caminar o correr con la cantidad de medios de locomoción de que disponemos?

¿Cuáles es el último gran descubrimiento que se ha realizado en torno a los números? Que el infinito es también un número y que, por tanto, hay infinitos más grandes que otros. Es la creación de Georg Cantor, uno de los matemáticos más geniales de la historia. A esos números los llamó “Aleph” (Borges se basó en esta idea para escribir un extraordinario relato).

¿Tiene usted un número favorito? No. No tengo ninguno. Para eso los números tendrían que tener algún significado ajeno a las matemáticas. Cuando esto sucede, los números se convierten en símbolos metafísicos, de los que la historia nos ha dejado un buen muestrario, la mayoría de ellos colindando con la superstición.

Que vino antes, ¿los números o las palabras? Percibimos cuantos objetos hay antes de saber cómo se llaman. Por no saber, al principio ni siquiera se sabía cómo se llamaban los números, se comunicaban de forma gestual.

¿Qué libro tiene abierto ahora en la mesilla de noche?1Q84, de Haruki Murakami.

¿Uno que no pudo terminar? En busca del tiempo perdido (lo perdí).

¿Hay algún clásico (película, libro, canción...) que haya descubierto hace poco? Libro: El arte de la memoria, de Frances A. Yates, uno de los mejores ensayos que he leído nunca.

¿Cuál es la película que más veces ha visto? Senderos de gloria, de Stanley Kubrick.

¿Y la que le entusiasmó más recientemente? Para entusiasmarme me tengo que remontar demasiado atrás.

¿La última serie que ha visto del tirón? The Wire.

¿Su diálogo favorito en una película?

—Mac, ¿has estado enamorado alguna vez?

—No, yo he sido camarero toda mi vida.

De Pasión de los fuertes, de John Ford.

Si tuviese que usar una canción o una pieza musical como autorretrato, ¿cuál sería? Eat That Chicken, de Charles Mingus.

¿Qué está socialmente sobrevalorado? Me resulta muy tentador decir que los matemáticos, pero no lo haré.

¿Cuál es el suceso histórico que más admira? La Revolución Francesa.

De no haber sido científico sería… Músico o maquetista.

Puedes seguir a BABELIA en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS