Mujeres que reescriben la historia (de la fotografía)

Dos publicaciones recientes recorren la evolución del medio a través de la obra de decenas de artistas que con frecuencia quedaron marginadas

'Protesta de niños en el exterior de YMCA', Jackson, Misisipí, 1969, de Doris Derby. Imagen perteneciente al libro 'Photography- A Feminist History', de Emma Lewis, publicado por Octopus Books/Tate.
'Protesta de niños en el exterior de YMCA', Jackson, Misisipí, 1969, de Doris Derby. Imagen perteneciente al libro 'Photography- A Feminist History', de Emma Lewis, publicado por Octopus Books/Tate.Picasa

En 1843, la artista y botánica Anna Atkins inició la publicación de Photographs of British Algae: Cyanotype Impressions (1843-53), una serie de fascículos que, a lo largo de un decenio, dieron forma al que hoy es reconocido como el primer libro impreso e ilustrado con fotografías. La autora británica se adelantó ocho meses a la publicación de The Pencil of Nature, del polímata William Henry Fox Talbot, quien hasta la última década de los ochenta ha figurado como el primer autor de lo que hoy describiríamos como un fotolibro. Sin embargo, durante más de un siglo la fotógrafa permaneció en la oscuridad (con frecuencia sus iniciales, A. A., llegaron a ser interpretadas como Amateur Anónimo) y, probablemente, allí hubiera seguido de no ser por las investigaciones llevadas a cabo por el historiador Larry J. Schaaf, que aparte de rescatar la figura de la autora, en 2015 pudo confirmar que The Quillian Leaf , una de las primeras imágenes fotográficas que se conservan, atribuida hasta entonces, y de nuevo, a Fox Talbot, era obra de otra mujer, Sarah Anne Bright. Los comienzos de la historia de este influyente medio que cambiaría la mirada del mundo quedaban reescritos.

'Armavir, Yervandashat', 2002, de la serie 'Paradas de autobús en Armenia', 1996–2004, de Ursula Schulz-DornburgImagen, perteneciente al libro 'Photography- A Feminist History', de Emma Lewis, publicado por Octopus Books/Tate.
'Armavir, Yervandashat', 2002, de la serie 'Paradas de autobús en Armenia', 1996–2004, de Ursula Schulz-DornburgImagen, perteneciente al libro 'Photography- A Feminist History', de Emma Lewis, publicado por Octopus Books/Tate.

Existe una tendencia a centrar nuestra mirada en ciertas partes del mundo y en individuos señalados, que han dado forma o documentado la historia, mientras ignoramos las contribuciones de otros que permanecen invisibles. Por cada Atkins o Bright, ¿cuántas otras mujeres fotógrafas han sido eliminadas del discurso de la historia? ¿Cuántas han visto sus biografías deslucidas como meros apéndices de los hombres con los que compartieron su vida? Desde distintas posiciones, las mujeres han contribuido en todos los aspectos del desarrollo de la corta historia del medio fotográfico, gesta que dos recientes publicaciones coinciden en subrayar desde diferentes perspectivas: What They Saw: Historical Photobooks by Women, 1843-1999 (10x10 Photobooks), editado por Russet Lederman y Olga Yatskevich y Photography - A Feminist History (Octopus Books/Tate), de Emma Lewis. Paradójicamente, a ambos libros les podríamos aplicar el dicho de: “Ni son todas las que están, ni están todas las que son”. Inevitablemente, muchos pasan desapercibidos para el radar de la historia, pero las mujeres lo hacen con mucha más frecuencia.

Página perteneceniente a 'What They Saw: Historical Photobooks by Women, 1843-1999', editado por Russet Lederman y Olga Yatskevich y publicado por 10X10 Photobooks, NYC.
Página perteneceniente a 'What They Saw: Historical Photobooks by Women, 1843-1999', editado por Russet Lederman y Olga Yatskevich y publicado por 10X10 Photobooks, NYC.

En What They Saw: Historical Photobooks by Women, 1843-1999, las autoras dan forma a una antología que recorre la historia de los fotolibros creados por mujeres desde 1843 hasta 1999. El libro ha merecido el premio al Mejor Catálogo del Año en la última edición de Paris Photo. Un ejercicio de revisionismo muy necesario en esta época expansiva del fotolibro, a cuya propia historia se le ha comenzado a prestar atención hace relativamente poco tiempo. Fue el historiador español Horacio Fernández quien abrió la brecha con Fotografía Pública/Photography in Print 1919- 1939, un estudio que acompañó a una exposición en el Reina Sofía de título homónimo en 1999. Entre los libros que siguieron, los más divulgados son The Book of 101 Books, de Andrew Roth, y los tres volúmenes que componen The Photobook: A History, firmado por Gerry Badge y Martin Parr. El crítico americano Jorg Colberg señalaba en uno de sus escritos que en el primer volumen de esta trilogía solo se encuentran 18 libros firmados por mujeres entre un total de 209. El segundo volumen mejora para sumar 37 fotógrafas entre los 174 autores. “Existen otros libros de libros, delimitados por áreas geográficas en concreto o temas”, destaca Yatskevich. “En todos era manifiesto el reducido el espacio que dedican a las publicaciones firmadas por mujeres. Este fue el dato que dio paso a nuestro primer proyecto: How We See. Photobooks by Women, publicado en 2018, para el cual diez curadores eligieron y escribieron sobre 10 fotolibros de mujeres. De ahí nos lanzamos a esta última publicación, en la que hemos tratado de sacar a la luz libros que habían quedado relegados al olvido”.

'Recorte', 2017, de la serie 'El sueño es maravilloso, pero impreciso', 2014-20, de Maria Kapajeva. Imagen perteneciente al libro 'Photography- A Feminist History', de Emma Lewis, publicado por Octopus Books/Tate.
'Recorte', 2017, de la serie 'El sueño es maravilloso, pero impreciso', 2014-20, de Maria Kapajeva. Imagen perteneciente al libro 'Photography- A Feminist History', de Emma Lewis, publicado por Octopus Books/Tate.

Para una tarea de tan amplio alcance, las autoras contactaron con curadores, bibliotecarios, editores y coleccionistas. Entre sus descubrimientos, Yatskevich destaca The Camera and The Congo Crime, de Alice Seeley Harris. Publicado a comienzos del siglo XX, puede ser considerado como un ejemplo de campaña humanitaria fotográfica durante la cual la autora documentó las atrocidades cometidas bajo el reinado de Leopoldo II. Cita también One Time, One Place, publicado en 1971, cuatro décadas después de su realización. Su autora es la conocida escritora americana Eudora Welty, que documentó la vida en Misisipí, su tierra natal, durante mediados de los años treinta. Passion ofrece una galería de retratos, publicada en 1989, donde la fotógrafa camerunesa Angèle Etoundi Essamba desafía los estereotipos.

Dividida en diez capítulos temáticos, que sitúan a los libros dentro del contexto social, político y cultural del momento, la publicación también incluye fotolibros de autoras que forman ya parte del panteón de los maestros de la fotografía, como Diane Arbus, Margaret Burke-White, o Varvara Stepanova. Nos encontraremos también con un referente dentro de la historia de la fotografía de nuestro país, España oculta, de Cristina García Rodero, el primer gran estudio fotoetnológico de las fiestas y tradiciones de España, así como Antifémina, de Colita, un manifiesto que propone una representación de la mujer más diversa.

'Autorretrato, (Nueva mujer)', 1896, de Francis Benjamin Johnson. Imagen perteneciente al libro 'Photography- A Feminist History', de Emma Lewis, publicado por Octopus Books/Tate.
'Autorretrato, (Nueva mujer)', 1896, de Francis Benjamin Johnson. Imagen perteneciente al libro 'Photography- A Feminist History', de Emma Lewis, publicado por Octopus Books/Tate."Library of Congress; P&P"

“A medida que avanzábamos en nuestra investigación tuvimos que expandir la definición que un principio barajábamos del fotolibro”, explica Yatskevich. “Así pasamos a incluir álbumes personales como el de Arabella Chapman, recortes, portfolios, panfletos, para abarcar las obras realizadas en los primeros años de la fotografía, cuando las mujeres no tenían acceso a los distintos mecanismos de impresión, ni tampoco recursos económicos. Muchos de los libros que hemos encontrado son realmente increíbles y evidencian la capacidad de superación de estas mujeres para afrontar los grandes obstáculos que encontraban en su realización. La gran variedad de temas que abarcan es enorme”.

La historia de la fotografía ha transcurrido en paralelo a la historia del feminismo. En 1939, el año en el que fue presentado el daguerrotipo en la Academia de las Ciencias en París, el filósofo Charles Fourier acuñaba el termino feminismo. Un camino que recorre Photography - A Feminist History. “Una de las tareas del feminismo es, parafraseando a la escritora estadounidense Rebecca Solnit, hacer creíbles y audibles a las mujeres, y la fotografía ha hecho posibles ambas”, escribe Lewis, comisaria de la Tate Gallery, en la introducción del libro. El volumen presenta a 140 fotógrafas, procedentes de distintos lugares del mundo, las cuales desde la práctica de la fotografía de estudio llevada a cabo en los comienzos del medio hasta los días de Instagram han ahondado en los que supone ser mujer desde distintos posicionamientos. Así nos encontramos con autoras que rehúyen del concepto de la mirada femenina y a otras que posicionan su condición de mujer en el corazón de su arte. Mujeres que en ocasiones quedaron marginadas en favor de las pocas que lograron entrar en la historia. Artistas que con frecuencia no encajan dentro de los moldes y estereotipos y que a través de la fotografía encuentran su voz. El libro explora la forma en que las fotógrafas han documentado los cambio políticos y sociales de la mujer y cómo a su vez el feminismo, dentro de su amplia definición, nos ha ofrecido nuevas formas de entender las imágenes.

What They Saw: Historical Photobooks by Women, 1843-1999′. Russet Lederman y Olga Yatskevitch. 352 páginas. 75 euros.

Photography- A Feminist History’. Emma Lewis. Octopus Books / Tate. 225 páginas. 48 euros.

Puedes seguir a BABELIA en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS