OPINIÓN

La sanidad de los valencianos, de derecho a negocio

Fabra rompe los principios de equidad y solidaridad

Tribuna:La mayor tragedia de metro en España

Desenfoques y desacuerdos

Tribuna:LEY ANTITABACO

Cortinas de humo

Tribuna:SANIDAD

Privatizaciones y fractura del sistema sanitario público

Tribuna:

Tabaco y autonomía personal casan mal

Tribuna:SANIDAD PÚBLICA

Sida y políticas efectivas, el caso valenciano

Tribuna:

La ley es igual para todos

Tribuna:

El politiqueo del PP con la ciencia

Tribuna:

Chequeo preventivo: ¿éxito o fracaso?

Tribuna:

Prioridades inquietantes, ¿programas ocultos?

Tribuna:EL HOSPITAL DE LA RIBERA

El final de un desatino

Tribuna:

Sin dinero para la solidaridad

Tribuna:

Algo menos que un plan

Tribuna:

Las listas de espera como síntoma

Las listas de espera como síntoma. La reciente polémica sobre las listas de espera puede ser un anticipo de algo que va a generalizarse. Con el tiempo, la realidad suele imponerse a la retórica. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo, dijo alguien. Cuando a una sociedad con muchos desequilibros e injusticias se le insiste machaconamente en que esto va muy bien, en que somos la vanguardia de Europa, en que aquí hay muchas oportunidades, cuando se vende tanto humo en vez de aprovechar el tirón económico para efectuar las necesarias reformas sociales, el despertar puede ser duro.Sólo el sesgo economicista de corto plazo que parece haber triunfado socialmente y una innegable bonanza económica a nivel europeo explican que el edificio aguante.