OPINIÓN

La sanidad de los valencianos, de derecho a negocio

Fabra rompe los principios de equidad y solidaridad