Selecciona Edición
Iniciar sesión

La presidenta filipina anuncia una 'transición tranquila' y una renovación moral del Gobierno

Gloria Macapagal Arroyo, tras despertarse ayer presidenta de Filipinas, inició su primer día de trabajo con una solemne misa de acción de gracias. Poco después se reunió en un hotel con sus más estrechos colaboradores, entre los que destaca el ex senador Alberto Rómulo, quien ya es su nuevo ministro de Finanzas encargado de restañar la confianza inversora. La prioridad es 'una transición tranquila' más que 'asaltar las instituciones heredadas', dice la presidenta. Macapagal Arroyo sostiene que entre sus propósitos destaca el de elevar los niveles morales del Gobierno y de la sociedad.