Por qué esta es la mejor foto que ha publicado nunca un político en Instagram

Es de Obama, tras su reelección en 2012, y ostenta el récord de comentarios en la cuenta de un dirigente. Un estudio la reivindica

Mirando hacia abajo, luciendo una media sonrisa y semioculto por una nube de papelitos de colores; no de colores elegidos al azar, sino los de la bandera de Estados Unidos. De algún modo empequeñecido en medio del remolino rojo, blanco y azul, pero engrandecido desde la perspectiva del fotógrafo (un escalón por debajo). Barack Obama (o alguien de su equipo) subió esta foto a Instagram el 7 de noviembre de 2012, para celebrar su reelección. Iba acompañada de un escueto mensaje: “Thank you” (Gracias). Es la imagen de un político que más ruido ha generado en esta red social: 313.000 “me gusta” y más 40.000 comentarios. Se puede afirmar, por tanto, que es la más efectiva, según un estudio reciente de la consultora internacional Burson-Marsteller.

Thank you.

Una foto publicada por Barack Obama (@barackobama) el

El mismo trabajo de investigación desvela, a partir de un riguroso estudio de datos, que Barack Obama fue el primer líder mundial en crearse un perfil en la red social de los aficionados a la fotografía; se inscribió en enero de 2012, precisamente para su campaña de reelección. Con más de 6,2 millones de seguidores, es el más apreciado mandatario internacional. Su cuenta es también la que más tráfico genera: cada post consigue más de 56.000 interacciones (entre comentarios y 'me gusta'). Le sigue de lejos el primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, con 2 millones de seguidores y una media de 25.000 interacciones. Para lograr el éxito viral, añade la consultora, hace falta perseverancia: muchos dignatarios se aburren y desatienden sus cuentas al poco de haberlas creado.

“Instagram les permite mostrarse auténticos, de verdad, y plasmar que son personas como nosotros. Entiendo que algunos quieran preservar su intimidad, pero yo en general no lo veo nada mal; al revés”, opina Mª Angels Casanovas, coach corporativa de Ciudadanos, que también trabaja con otros políticos. Para ella, una foto en un acto público debe irradiar esencialmente dos cosas: una, autenticidad. “Aunque esté preparada, si realmente refleja lo que tiene sentido para esa persona, está bien. Si es para mostrar su honestidad, su integridad, perfecto”. La segunda, cercanía. “Un político sin empatía ya se puede retirar. Es muy necesaria: cuanto más cercanos sean, mejor. Tienen que resultar creíbles, verdaderos”, afirma.

El gancho de la imperfección

La exitosa foto de Obama no es ni por el asomo la más favorecedora del presidente. Ni siquiera es en la que mejor se le ve. ¿Qué la hizo tan popular? Precisamente su imperfección: no se parece en nada a las pulcras instantáneas que empapelan las paredes en campaña electoral. “Tiene ciertos desenfoques, y como un manchurrón blanco en medio”, señala Olmo González, profesor de la escuela de fotografía Blank Paper (Madrid) y miembro del colectivo de fotógrafos del mismo nombre. “Está lejos de la imagen típicamente publicitaria, lo que le da un toque más cercano y natural. Las imágenes publicitarias las interpretamos como un medio para vendernos algo. La imperfección, en cambio, pone al personaje al nivel de cualquiera de la calle”.

Por supuesto, ninguno de los elementos de la imagen (colores, encuadre, composición) es casual. “El fotógrafo está por debajo de él. Es una técnica que se utiliza mucho en las imágenes de propaganda, muy sutil, pero que aporta un aire de grandeza al personaje”, añade Olmo González. “La imagen de Obama está en la parte inferior derecha del recuadro, lo que respeta la dirección de la mirada del espectador”. Según este experto, tampoco le falta simbolismo. “Es una foto festiva, de celebración. Los confeti pueden dar a entender que son lanzados por toda la gente del país, que lo rodea”. El gesto de Obama denota modestia, humildad, sometimiento a lo que representan los papeles de colores.

Pero, por encima de todo, es la foto del personaje adecuado en el instante oportuno. “Esta imagen, con esta estética, replicada en cualquier otro momento no habría funcionado de la misma manera. Cuando hablamos de una foto que se ha hecho viral lo más importante son los metadatos: quién sale en ella, en qué momento se sube. Un fenómeno viral se puede conseguir con una foto mala también”, agrega este fotógrafo. Por cierto, Mariano Rajoy no sale mal parado en la valoración que hace Burson-Marsteller del uso de Instagram por parte de los líderes mundiales, con una alabanza a su creatividad en campaña.