Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Si quiero reducir arrugas, ¿qué crema me compro?

¿Y si mi objetivo es regular el sebo? Distinga los ingredientes de cada loción facial

¿Su piel está deshidratada o se va secando a lo largo del día? Porque no es lo mismo. En el primer caso necesita aportar agua y en el segundo retener la que tiene. Y es que de la elección del ingrediente dependerá que su cosmético cumpla o no el efecto buscado. Estas son las sustancias que debe tener su crema facial en función del objetivo que anhele.

SI QUIERE HIDRATAR…

  • GLICERINA. Es de origen vegetal. “Tiene efecto humectante y se usa para retener el agua en la piel, lubricarla y mantenerla suave”, explica Cristina Eguren, dermatóloga del Hospital Infanta Leonor de Madrid y miembro de la Academia Española de Dermatología (AEDV).
  • UREA. Aporta agua a la piel. “Es una sustancia de desecho que el organismo genera cuando metaboliza las proteínas. Se usa en cosmética porque en concentraciones del 5% al 10% tiene un alto poder hidratante. No se recomienda en pieles sensibles”, explica Eguren.
  • DEXPANTENOL. Según la experta, “se denomina también provitamina B5. Su labor es, más que aportar agua, mejorar el estado del estrato córneo (capa más superficial de la piel) para evitar que la piel pierda agua”. Los resultados tardan varias semanas en verse.

SI QUIERE REGULAR EL SEBO…

  • NIACINAMIDA. Está indicado en casos de acné, dermatitis seborreica o pieles muy grasas. “Es un derivado de la vitamina B3 que está presente en todas nuestras células. Actúa reduciendo la producción de sebo, además es antiinflamatoria y despigmentante”.
  • GLUCONATO DE ZINC: Tiene propiedades parecidas a la niacinamida, pero además, “frena la proliferación de microorganismos relacionados con el acné y es cicatricante”, añade Eguren. A los pocos días de uso se empiezan a notar sus efectos.

SI QUIERE ILUMINAR…

  • VITAMINA C. “Va bien en pieles maduras por su poder antioxidante. Inhibe la acción de los radicales libres, interviene en la formación del colágeno de la piel y mejora su aspecto”. Los expertos la consideran uno de los mejores activos antiedad.

SI QUIERE REDUCIR MANCHAS…

  • HIDROQUINONA: Necesita receta médica, y se utiliza como despigmentante en adultos con melasma y lentigos. “En dos meses reduce las manchas. En concentraciones superiores al 4% puede irritar. Hay que acompañarla de protección solar alta”, añade.

SI QUIERE REAFIRMAR…

  • ÁCIDO HIALURÓNICO: Para Cristina Eguren es un “componente esencial de la piel”. Recomienda su uso a partir de los 30 años. “En crema, hidrata y reduce [visiblemente] la profundidad de las arrugas; inyectado, rellena las arrugas y da volumen al rostro”, asegura.

SI QUIERE NUTRIR…

  • MANTECA DE KARITÉ: Es muy nutritiva y se usa en pieles castigadas y con falta de lípidos. Desde L’Occitane cuentan que “karité significa árbol de mantequilla. La manteca se obtiene tras hervir y triturar su fruto”. No lo pueden usar los alérgicos al látex.

SI QUIERE EXFOLIAR…

  • ÓXIDO DE ALUMINIO. Ejerce una acción física de arrastre en la piel. “Limpia en profundidad y elimina las impurezas, como una lija”, aclara la doctora. Algunas de estas partículas de arrastre no son biodegradables. Países Bajos y EE UU han prohibido las que llevan plástico.
  • ÁCIDO RETINOICO. Derivado de la vitamina A. “Está recomendado en pieles con acné y contra el fotoenvejecimiento a partir de los 30 años”, asegura la doctora, quien también recomienda su uso “por la noche, combinado con cosmética reparadora durante el día”.
  • ÁCIDO GLICÓLICO. Es un alfa-hidroxiácido derivado de la caña de azúcar. Penetra en la piel y produce una exfoliación profunda. “Se usa para eliminar marcas de acné y lo mejor es aplicarlo por la noche. Puede irritar pieles sensibles y la exposición al sol está contraindicada”.
  • ÁCIDO SALICÍLICO. “Ayuda a eliminar las células muertas de la capa córnea. Penetra en el folículo y elimina las impurezas de la piel. Igual que el glicólico, puede irritar las pieles sensibles y se recomienda evitar la exposición directa al sol mientras dure el tratamiento”, advierte Eguren.