Selecciona Edición
Iniciar sesión

24 señales de que es usted un triunfador (aunque aún no lo sepa)

¿Celebró el último ascenso de su compañero de mesa? Claves sencillas que definen el éxito

Con la alegre llegada del buen tiempo, paradójicamente, vivimos días de crisis en los que lamentamos nuestra situación. Llámese astenia primaveral o llámese bajón, en estos episodios nos volvemos llorones y tendemos a filosofar sobre nuestra vida, no precisamente en tono jovial. Los expertos en psicología positiva observan cómo muchas veces nos quejamos de vicio y sin que exista una verdadera razón. Es más, en ocasiones protestamos incluso cuando nos van bien las cosas. “Aunque el éxito lo medimos cada uno de nosotros, lo importante es el disfrute que sentimos en cada momento, saber identificar y expresar los propios talentos, sentir cuál es el propósito de nuestra vida, y disponer de relaciones constructivas con las que compartirlo”, explican desde esta orientación.

Como dijo Napoleón Bonaparte, "el éxito no está en vencer, sino en no desanimarse nunca". El gobernante francés ponía el énfasis en la persistencia y en mantener el esfuerzo a pesar de la dificultad. De esta misma manera opina Dafne Cataluña, psicóloga y coach del Instituto Europeo de Psicología Positiva, quien aclara que no existe una definición de éxito universal, sino que depende de lo que nos rodea: “de la cultura, del entorno, y de la propia forma de ser”. Concretando, el triunfo lo definimos cada uno de nosotros, teniendo en cuenta aspiraciones, metas, ilusiones y valores. “Algunas personas objetivan la gloria en sentirse plenas con su vida, otras en lograr ser papás, algunas en encontrar una profesión que les llene, y otras muchas en tener amigos o parejas con los que se sientan con la libertad de ser ellos mismos”, cuenta la especialista.

La felicidad también tiene una definición subjetiva, pero existen algunos indicadores de que las cosas van bien, incluso mejor de lo que podemos pensar. La coach y escritora norteamericana Shannon Kaiser, experta en conseguir la conexión de sus clientes con su propio “yo” para que lleguen a vivir su verdadero propósito vital, describe, entre las señales de éxito, algunos de los estados cotidianos de nuestra realidad en los que ni siquiera reparamos, pero que se relacionan con lo que, según la psicología positiva, facilita la sensación de plenitud.

Éxito y felicidad… ¿material?

Madonna no parece ser la única material girl. En realidad, todos tendemos a medir lo bien que nos va en función de nuestro nivel adquisitivo, siendo este un fenómeno global propio de la sociedad de consumo: vivimos para consumir y ansiamos la acumulación material, por ser la que nos da el estado y la seguridad. Pero no somos más felices que nuestros antepasados que vivieron una carestía real. ¿Cómo puede ser? La psicología lo explica por el principio de habituación, que aplicada a este caso viene a decir lo siguiente: “Por mucho que me guste algo, cuanto más lo tenga, menos me impresiona”. O lo que es lo mismo: nos acostumbramos a tenerlo y, con el tiempo, nos parece lo normal, y por ello dejamos de apreciarlo como al principio. Será porque la novedad genera excitación y porque siempre queremos conseguir lo que no tenemos.


Aclarados los términos de felicidad y victoria, toca pasar a la prueba del algodón. Porque sí existen una serie de señales, que en ocasiones ignoramos, y que dicen de usted que es una persona con éxito. Si se reconoce en ellas, diga adiós a la melancolía y dé la bienvenida a todo un triunfador.

SOBRE LA EXIGENCIA PROPIA Y AJENA

1. Ha dejado de fustigarse por ese viaje que se frustró hace semanas. Ya habrá más opciones…

2. Cada vez controla mejor su ira y monta menos dramas

3. Dejar de ser mileurista estaría bien, pero no es su prioridad

4. Acepta los defectos de sus padres con naturalidad

5. Cuando se topó con su ex hace meses y lo encontró feliz, se alegró (y no fue pose)

Con estas actitudes ha conseguido relajar la exigencia, permitiendo que la magia suceda en lo que se refiere a no sentirte culpable por no conseguir ciertos objetivos, además de liberar de culpa a los demás.


SOBRE EL AMOR PROPIO

6. Usted no está gordito: solo es un disfrutón al que le encanta comer

7. Viste como quiere, sin importarle lo que digan

8. Celebró el último ascenso de su compañero de mesa

9. Cuando alaban su inteligencia, no se sonroja. ¡Si es cierto!

Cuando se disminuye la necesidad de aprobación, la inseguridad se transforma en autoestima y se encuentra a gusto con lo que es, independientemente de los logros y opinión de los demás.


SOBRE EL ENTORNO

10. Pidió ayuda aquella vez en que la necesitó

11. Es capaz de ponerse en el lugar del otro

12. Cuando llega un domingo, tiene a quien llamar para tomar un café

Comunicar las necesidades personales con empatía incrementa las posibilidades de crear y mantener relaciones satisfactorias. Perder el miedo a pedir ayuda favorece las relaciones satisfactorias. Tan Ben Shahar, profesor de la Universidad de Harvard, describe a los “perfeccionistas” como personas que no tienen fin, ya que siempre se proponen metas cada vez más altas y objetivos más difíciles. En su libro La búsqueda de la felicidad expresa cómo, sin embargo, “cuando consiguen sus metas no sienten la satisfacción ni la felicidad que esperaban, ya que esa expectativa idealizada se desmenuza y el balance entre el esfuerzo y el disfrute resulta negativo al tener el esfuerzo un peso desmesurado”. Conclusión: menos ambición y más amigos.


SOBRE LA ACEPTACIÓN

13. Cuando llega a su hogar, suspira "ay, por fin en casa"

14. Ha decorado el salón del modo en que a usted le gusta

15. No ocurre todos los días, pero a veces le sorprende su propia belleza en el reflejo del espejo

16. Sabe a ciencia cierta que es un buen trabajador

Por supuesto, no solo de amigos vive el hombre. Así que es necesario que en las parcelas de su hogar y su trabajo reine cierto orden. Esto no se traduce en habitar una mansión de ensueño o ser el empleado más brillante de la oficina, sino en que, como el empresario Henry Ford proclamaba, "disfrutar de lo que se obtiene como la clave del éxito". Piense en su último logro laboral y celébrelo.


SOBRE LA REBELIÓN

17. Reconoce a las malas personas y las expulsa de su vida

18. No se lamenta por lo malo que es fumar: simplemente, lo ha dejado

19. Recuerda perfectamente la última vez que dijo "no"

La aceptación solo es positiva si se acompaña de asertividad, un palabro que ahora reivindican todos los expertos en psicología para definir el punto exacto en el que somos capaces de hacernos respetar sin recurrir a la agresividad.


SOBRE LOS SUEÑOS ACORDES AL TALENTO

20. Al suspender aquel examen, estudió más para el próximo

21. Tiene metas por cumplir

No achantarse ante la adversidad es todo un logro. En general, lo es conocer aquello en lo que uno es bueno y, además, le hace sentir bien: “Conocer nuestras fortalezas personales tiene un impacto positivo en el bienestar”, explica la directora del Instituto Europeo de Psicología Positiva. ¿Ha detectado ya sus puntos fuertes y construye sus objetivos en función de ellos? Entonces, es usted una persona con éxito.


SOBRE EL AMOR

22. Puede enumerar, al menos, a cinco personas que lo quieren

23. Les dice 'te quiero' con frecuencia

24. En todas las ocasiones, tal declaración es verdad

La capacidad de amar y ser amado es una de las 24 fortalezas personales descritas por los psicólogos Seligman y Peterson. Sentirnos queridos significa también sentirnos seguros. Tal y como expresaba el también psicólogo Bowbly respecto a sus estudios de las relaciones de apego en la infancia, "cuando hemos creado un apego seguro con las personas que se encargaron de nuestro cuidado en la infancia, las posibilidades de desarrollar relaciones afectivas y sanas es mucho mayor”. 

Más información