Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

'La maleta mexicana' sale a la luz

Una exposición en Nueva York muestra los negativos inéditos de Robert Capa, Gerda Taro y David Seymour sobre la Guerra Civil encontrados en México

Siete décadas después de su desaparición, los misterios de la maleta mexicana salen a la luz. Una exposición en el International Center of Photography (ICP) de Nueva York, que hoy se presenta a los medios y podrá visitarse a partir de mañana, desvela casi todos los secretos del interior de aquel enigmático equipaje: tres pequeñas cajas de cartón con negativos de Robert Capa , Gerda Taro y David Seymour tomados durante la Guerra Civil española.

El ICP exhibe una selección de esas más de 4.000 imágenes originales recuperadas a finales de 2007, muchas de ellas inéditas, que estos tres maestros de la fotografía atraparon en España entre mayo de 1936 y la primavera de 1939. Cynthia Young es la comisaria de la muestra, titulada The mexican suitcase (La maleta mexicana) . Al teléfono desde Nueva York, explica que "ahora podrán verse secuencias enteras, el cuaderno de trabajo de Capa, Taro y Seymour, el camino hasta conseguir la foto ideal".

"Es la ruta de tres maestros hacia la foto ideal", dice la comisaria

Capa, Taro y Seymour, tres inmigrantes judíos de Hungría, Alemania y Polonia, respectivamente, se instalaron en el vibrante París de los treinta antes de viajar a España para retratar a los que se enfrentaron a las tropas franquistas. Desde el bando republicano, acompañaron a los soldados en emboscadas, ataques, explosiones y muertes. Muchas de sus instantáneas se convirtieron en iconos. Otras nunca llegaron a conocerse. Su pista se perdió cuando, a finales de 1939, ante la aproximación a Francia del Ejército alemán, Capa huyó hacia Estados Unidos.

A cargo de los negativos que dejó en París quedó su ayudante de laboratorio, Imre Csiki Weisz. Como Capa, Weisz era emigrante húngaro judío y también decidió escapar, llevando consigo tres cajitas de cartón llenas de negativos con fotos de Capa, Taro y Seymour. Con la probable intención de Weisz de ponerlas a buen recaudo, las cajas acabaron en una oficina diplomática mexicana en Francia antes de que el embajador de México ante el Gobierno de Vichy entre 1941 y 1942, el general Francisco Aguilar González, se apoderase de ellas. Debieron de viajar con él durante su regreso a Ciudad de México. Y allí permanecieron durante décadas.

Los herederos del general encontraron tras su muerte aquellas tres cajitas entre sus efectos personales. Uno de ellos las cedió al mexicano Benjamín Tarver, quien en 1995 contactó con un profesor universitario estadounidense pidiéndole consejo sobre cómo catalogar el legado. Cornell Capa, fundador del ICP de Nueva York, hermano de Robert Capa y custodio de su tesoro artístico desde su muerte en 1954, acaba sabiendo que Tarver posee en México los valiosos negativos que su hermano, Gerda Taro y David Seymour tomaron durante la Guerra Civil. Cornell llevaba años intentando localizarlos. Y los bautizó como la maleta mexicana.

Con la mediación de Trisha Ziff, cineasta británica afincada en México, Cornell logró que los negativos viajasen hasta la sede del ICP en Nueva York. Fue Ziff quien los llevó en avión hasta allí a finales de 2007; ahora termina de rodar un documental sobre toda esta historia. Desde entonces se han escaneado más de 4.000 imágenes, en una labor coordinada desde el ICP, parte de cuyo contenido podrá verse este domingo en un amplio reportaje de El País Semanal.

Repasar estos fotogramas permite reencontrarse con André Friedmann (1913-1954), el hombre que quiso ser Robert Capa, y su incursión en las batallas de Teruel y el río Segre, así como la amarga derrota de los republicanos exiliados en el sur de Francia. También divisamos a Gerda Taro (1910-1937) -nacida Gerta Pohorylles y gran amor de Friedmann-, sus secuencias del frente de Segovia y las últimas escenas que retrató al cubrir la batalla de Brunete, donde murió aplastada por un tanque. De David Seymour (1911-1956) destacan sus pasos junto a los soldados vascos o su cobertura de la celebración en Barcelona del 19º aniversario de la revolución rusa, así como los retratos de la dirigente comunista Dolores Ibárruri, Pasionaria, o el poeta Federico García Lorca.

Lo que no apareció entre aquellas imágenes fue el negativo del icono de Robert Capa titulado Muerte de un miliciano republicano . Diversas investigaciones consideran que fue un montaje. Encontrar su secuencia original disiparía muchas dudas sobre este enigma. Pero esa es otra apasionante historia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de septiembre de 2010