Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Buena acogida en Montreal a la película de María Ripoll

'Lluvia en los zapatos' se estrena en España el próximo octubre

La directora María Ripoll, de 33 años, presentó ayer en Montreal su primer largometraje, Lluvia en los zapatos. La película de Ripoll, que tuvo una buena acogida en el festival, se estrena en España en octubre. También ayer en competición oficial se pudo ver El faro del sur, una coproducción argentino-española.

A María Ripoll le gusta vivir con un pie en la realidad y otro en la ficción, por eso eligió el cine como profesión y como terapia. Esta catalana de 33 años, que rebosa vitalidad, ofrece a sus protagonistas la posibilidad de dar marcha atrás en el tiempo. Víctor Bukowski (Douglas Henshall) es un actor en paro que deja a su novia (Lena Headey) por otra y después descubre que no puede vivir sin ella. Obsesionado con volver a conquistarla, no duda en llorar sobre el hombro de todo el que se pone a tiro. Para echarle una mano se cruza en su camino una aspirante a guionista, que interpreta Penélope Cruz.Lluvia en los zapatos, que se estrenará en España en octubre, se sitúa en Londres, está rodada en inglés y con mayoría de reparto británico, algo que no ha sido un problema para Ripoll, que aprendió a dirigir en el American Film Institute. La directora reivindica que es una película puramente española, aunque en Montreal por error se la coloque entre las producciones del Reino Unido.

Con un estilo ágil, cercano a la comedia romántica, Ripoll se siente cómoda en el terreno de las emociones: "Mi aspiración a la hora de dirigir era plasmar en imágenes sentimientos, en este caso tan universales como equivocarse y querer rectificar".

Para dirigir esta película, Ripoll ha pasado por todos los escalones de la profesión: "A mí me encantaba estar en un plató aunque fuera barriendo, lo fundamental es creer en lo que quieres. Empecé de ayudante y después he hecho publicidad, series, trabajos con Canal +, un poco de todo". La energía puesta en el camino le ha servido para hacer una película de corte independiente, que muchos comparan con Cosas que nunca te dije, de Isabel Coixet. Ayer se pudo ver también en competición oficial la coproducción argentino-española El faro del sur, de Eduardo Mignona, en la que Ingrid Rubio vuelve a sorprender con su expresividad y su fuerza ante la cámara. Con éstas son siete las películas a concurso que se han presentado hasta ahora. El resto de la competición se mantiene en un nivel aceptable. La china Al colegio con papá a hombros está llena de buenas intenciones y postales de apoyo a la familia. Y la independiente norteamericana Southie, primer trabajo como director del actor John Sea, es una más de las películas de chicos de la calle y bandas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de agosto de 1998