Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El claustro de los Jerónimos aporta el espacio necesario para el 'Prado definitivo'

El convenio que se firmará en La Moncloa pone en marcha la ampliación hasta el 2005

El convenio de colaboración entre el Ministerio de Educación y Cultura y la Archidiócesis de Madrid para la ampliación del Museo del Prado va a permitir realizar una intervención para que en el plazo de seis años se forme el "Prado definitivo". La actuación pretende reordenar las colecciones en los edificios de Villanueva, Casón del Buen Retiro y Museo del Ejército y ofrecer mejores servicios a los visitantes. El Consejo de Ministros del 3 de julio aprobó el convenio, cuya firma se celebrará en La Moncloa. La cita prevista ayer se suspendió por la tarde y se traslada a la próxima semana.

Una autorización del Papa, necesaria para los acuerdos entre la Iglesia y el Estado, retrasó ayer la firma en el palacio de La Moncloa del convenio para la cesión del claustro de los Jerónimos para la ampliación del Museo del Prado.El presidente del Gobierno, José María Aznar, quiere presidir la firma de la ministra Esperanza Aguirre y el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco. "El impulso de Aznar ha sido definitivo", según fuentes del museo, que recuerdan sus visitas y entrevistas con Rouco en momentos de estancamiento de posiciones. Durante la mañana de ayer, el museo convocó a los patronos para acudir a las 11.00 de hoy a La Moncloa y asistir a la firma y discursos de Aguirre, Rouco y Aznar. Por la tarde fue desconvocada al faltar la aprobación expresa del Papa.

La incorporación de la zona del claustro de los Jerónimos a la ampliación del Prado por su parte posterior es la pieza fundamental del plan museográfico. El acuerdo en la comisión formada por Cultura, el arzobispado y el museo se ha prolongado hasta la cesión al Estado, de forma gratuita y libre de cargas, la propiedad del solar de 1.747 metros cuadrados, donde se encuentran el claustro y la parroquia de los Jerónimos.

En este convenio, el Ministerio de Educación y Cultura costeará la restauración de la iglesia por 270 millones de pesetas y financiará la construcción de un nuevo edificio de servicios parroquiales y viviendas por 700 millones, además de compensar a la comunidad parroquial con 45 millones por los gastos que ocasionen las obras. Por un acuerdo verbal, la parroquia tendrá en depósito algunos cuadros religiosos del museo. El Prado situará en la zona de los Jerónimos tres plantas superiores y dos inferiores para la sala de exposiciones temporales, los talleres de restauración, un salón de actos y la conexión subterránea con el edificio Villanueva, una zona de circulación y distribución de los visitantes y servicios públicos.

Un concurso, cuyas bases se conocerán a finales de mes o en septiembre, decidirá el proyecto de estos espacios entre los diez equipos de arquitectos finalistas del anterior concurso internacional de ideas que quedó desierto. Los participantes recibirán entre tres y cuatro millones para participar en el concurso.

Junto con el concurso de los Jerónimos se pone en marcha una nueva fase de la rehabilitación del Casón del Buen Retiro, dedicado al siglo XIX, con un proyecto del arquitecto Jaime Tarruel. Además de restaurar los frescos de Lucas Jordán, se ganarán dos sótanos para almacenes y una sala para cuadros históricos de gran formato, por lo que aumentará las obras de exposición en un centenar. Los fondos se van a trasladar al antiguo MEAC, donde, tras algunas reformas en cubiertas y salas, se montarán a finales de año.

La ampliación se completa con el Salón de Reinos del actual Museo del Ejército, donde se instalará la pintura del XVII. Es la última pieza a incorporar, ya que sus fondos se trasladan al Alcázar de Toledo, donde se ha abierto concurso para acondicionar estas colecciones.

Junto con el edificio de oficinas de Aldeasa, el museo aumenta en 31.917 metros cuadrados, una ampliación "modesta y poco espectacular pero necesaria para el Prado definitivo", según fuentes del museo. El proceso durará unos cinco o seis años y recuerdan que para conseguir el Gran Louvre han pasado 12 años.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de julio de 1998