Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los académicos premian a Javier Marías como mejor escritor del año

La novela Mañana en la batalla piensa en mí (Anagrama), del escritor Javier Marías, ha sido galardonada con el premió Fastenrath que anualmente conceden los académicos de la Real Academia Española a la obra más innovadora publicada a lo largo del año. El premio, que corresponde a los libros publicados en 1994, está dotado con medio millón de pesetas y fue creado en 1909 en memoria del publicista Juan Fastenrath.Javier Marías (Madrid, 1951), colaborador habitual de EL PAÍS, dijo ayer que la noticia del premio se la había dado su padre, el académico Julián Marías. "Ha sido una sorpresa muy agradable porque el premio me lo da una institución independiente como es la Academia. A veces se la ha asociado a posturas oficiales y no ha sido así nunca. Ni siquiera durante el franquismo. Casi todos los académicos son escritores que trabajan con absoluta independencia".

Marías, que desconocía ser uno de los 19 candidatos que presentaron los académicos -este ha sido el primer año que las propuestas parten de la Academia-, añadió que estaba especialmente contento porque al premiar una escritura como la suya, nada academicista, la Academia de la Lengua demostraba su talante innovador.

Autor de títulos como El hombre sentimental, Todas las almas o Corazón tan blanco, Marías no siente urgencia por formar parte de una institución como la Academia. "Hace un año el secretario me habló de la posibilidad de presentarme. Lo agradecí, pero dije que con un Marías hay bastante de momento, no me veo con aspecto de académico".

El autor dijo que de la obra premiada se han vendido unos 50.000 ejemplares y que una vez concluido su contrato con Anagrama no ha firmado con ninguna editorial. "Decidiré cuando tenga una nueva novela. No es un tema que me preocupe".Escritores en Valladolid

Por la mañana en Valladolid, Javier Marías firmó, como representante español en el Congreso Internacional de Escritores, un convenio mediante el cual la capital castellano-leonesa se convierte en la primera ciudad refugio de nuestro país para escritores perseguidos, informa Francisco Forjas. "Quien persigue a un escritor persigue la libertad y la palabra", aseguró Marías. "Valladolid con este convenio demuestra su talante solidario como ciudad abierta y comprometida con las libertades", dijo por su parte Tomás Rodríguez Bolaños, alcalde de la capital.

Gracias a una propuesta de la dirección y los alumnos del curso universitario de posgrado El espacio urbano en la gestión cultural, el acuerdo del Ayuntamiento, la Universidad y el Consejo Mundial del Parlamento Internacional de Escritores que preside Salman Rushdie, Valladolid acogerá en breve plazo a algún escritor perseguido por sus creencias políticas o religiosas o por sus características étnicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 1995