Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En un país llamado Obaba

Atxaga publica la versión en español de la obra ganadora del Premio Nacional de Literatura

La publicación de la versión en castellano de Obabakoak, la obra del escritor guipuzcoano Bernardo Atxaga galardonada con los premios de la Crítica, el Nacional de Literatura y el Euskadi de narrativa en euskera, acaba con una etapa creativa de su autor. Tras el esfuerzo de reescribir en español las 26 narraciones que componen la obra, Atxaga ha decidido no publicar en los próximos años y preparar mientras tanto un ensayo. Obabakoak, editada en castellano en la colección Tiempos Modernos, de Ediciones B, se presenta esta tarde en Madrid.

"Las cosas han cambiado tanto con Obabakoak que he decidido tomarme un respiro y no publicar en los próximos años", explica Bernardo Atxaga, seudónimo de Joseba Irazu, de 38 años, el escritor vasco que mayor difusión ha alcanzado. La avalancha de premios recibidos, el de la Crítica, el Nacional de Literatura y el Euskadi, y el importante nivel de ventas alcanzado por Obabakoak, ha trastocado el tranquilo ritmo de vida del escritor guipuzcoano. "De repente me he encontrado en un remolino. He acusado el cambio y me he cansado bastante". Después de 20 años de oficio de escritor, en los que ha publicado poesía, literatura juvenil y novela, Atxaga ha decidido iniciar el camino del ensayo. "Tengo la intención de escríbir sobre el papel de los escritores en esta sociedad". No puede asegurar, sin embargo, que este trabajo acabe siendo un ensayo. "Soy absolutamente irrespetuoso con los géneros literarios".La gestación de Obabakoak se ha prolongado en los 10 últimos años. "El libro ha surgido después de un largo proceso. Empecé a escribir cuentos sueltos, que después ordené en tres carpetas, según la geografía en que se desarrollaba, el lenguaje, etcétera. En los tres aflos anteriores a la publicación", continúa, "trabajé sobre los cuentos introduciendo variaciones". En este tiempo, la relación con la obra fue "matrimonial", asegura Atxaga. "Acabé el libro entre Bilbao, Santa María del Campo (Burgos) y Escocia, y cada uno de estos lugares dejaron su huella en Obabakoak".

Atxaga precisa que no se trata de una traducción de las narraciones que componen la obra. Sobre los textos traducidos por un equipo de colaboradores, el autor ha introducido cambios, ha alterado las frases y ha matizado las palabras elegidas. "Es la versión en castellano de un libro escrito en euskera", precisa.

Título original

En el paso de una lengua a otra, la obra ha perdido un relato, el cuento José Francisco, "imposible de traducir". "Estaba escrito en un lenguaje muy especial, era un monólogo con una sintaxis complicada", explica. Atxaga no quiere juzgar los cambios cualitativos. "Algunos cuentos en castellano son más veloces, pero en euskera son más elegantes. En definitiva", concluye, "el libro es el mismo en los dos idiomas".Obabakoak, el título original de la obra, se mantiene en la versión en castellano. "Me gustan los títulos cortos", indica Atxaga. Las posibles traducciones -En un lugar llamado Obaba o Los de Obaba- no sustituían satisfactoriamente para el autor el sonido de Obabakoak. Recuerda, además, que "Bernard Detchepare, autor del primer libro que se publicó en lengua vasca, Lingua basconum primitiae, empleó otro idioma para titular la obra".

Atxaga cree que el camino recorrido por Obabakoak también es positivo para la literatura vasca.

"A pesar de que he defendido siempre que el mundo de la literatura en euskera es pequeño, pero suficiente para el autor que escribe en esta lengua, creo que es fundamental que exista una relación con el exterior. La traducción de Obabakoak puede demostrar que es posible escribir un libro que diga algo a la gente y entablar relaciones con el exterior".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de noviembre de 1989