Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL MAYOR FABULADOR DEL SIGLO XX

Jorge Luis Borges murió ayer en Ginebra

El escritor argentino falleció a causa de un enfisema pulmonar

Un enfisema pulmonar cegó ayer, en Ginebra, la vida del escritor argentino Jorge Luis Borges. El autor de El Aleph y EI libro de arena se había mudado hacía tres días a su nuevo apartamento en esta ciudad suiza, que conoció al escritor en sus años de mocedad y que ha sido su residencia en los tres últimos meses. Nacido en Buenos Aires el 24 de agosto de 1899, escribió su primer cuento a los seis años desde entonces, su vida literaria ha sido prolífica. Conocedor de varios idiomas, de cultura enciclopédica y ciego desde hace casi dos lustros, se casó recientemente con su secretaria-, María Kodama. Ayer ha muerte, a los 86 años una figura cimera de la literatura latinoamericana.

MÁS INFORMACIÓN

El escritor argentino Jorge Luis Borges murió ayer, a los 86 años, en la ciudad de Ginebra, en la que ya había residido en su primera juventud, de 1914 a 1920, y a la que regresó hace pocas semanas para vivir su vida de recién casado. El Buenos Alres que él conocía y quería había dejado de ser el mismo. A primera hora de la noche de ayer sábado, la información sobre la muerte, el Borges se decantaba con cuentagotas en la propia Ginebra.Leopoldo Tetamonti, embajador de Argentina ante las Naciones Unidas, declaró que la muerte se había producido por la mañana, al parecer a causa de un enfisema pulmonar, y que permanecía en contacto con la esposa del escritor, María Kodama, para la organización de los funerales. Ayer no se sabía cuándo se realizarán éstos, pero sí que el escritor argentino será enterrado en esta ciudad suiza.. [Según informa Efe, el asesor cultural del presidente argentino Raúl Alfonsin, el actor Luis Brandoni, expresó ayer el deseo de los intelectuales argentinos de que sean repatriados los restos del escritor]. Tetamonti vio por última vez a Borges hace 15 días, según declaró, y el escritor tenía un buen aspecto.

Jorge Luis Borges se casó con María Kodama el pasado día 26 de abril después de que ella le sirviera de secretaria y lazarillo durante, muchos años. Borges sufría de una ceguera ya prácticamente total, que le había llegado lentamente, como él decía, en la forma de un largo atardecer.

Habida cuenta del deseo de Borges de una vida en la máxima intimidad, el embajador Tetamonti se negó a facilitar la dirección del apartamento al que se había mudado hace tres días. Los Borges vivieron hasta hace poco en el hotel L'Arbalette, en el que también mantenían anoche extrema reserva sobre cualquier tipo de información concerniente a la pareja. Tras residir en este hotel desde su llegada a Suiza, el escritor y su esposa se habían trasladado a un piso de la ciudad vieja de Ginebra.

En lo que parece ser una intuición sobre su muerte, Borges decidió ir a pasar el último período de su vida en una ciudad de la que guardaba un recuerdo magnífico. Allí, en 1920, fecha de la obtención de su bachillerato, el escritor había marchado a Lugano, pequeña ciudad en la Suiza italiana en la que ayer se había dado cita el mundo de la cultura española para inaugurar una muestra de Francisco de Goya en la colección Von Thyssen.

Duelo nacional

Según informa la agencia France Press, el tambien escritor argentino Héctor Bianciotti comunicó telefónicamente a la central par¡siense la muerte del autor de Elogio de la sombra desde Ginebra, donde se encontraba a propósito de la gravedad del escritor. La agencia Efe informa desde Buenos Aires que su abogado, Osvaldo Vidaurre, ha declarado que el escritor adoptó la decisión de radicarse en Ginebra cuando supo que padecía un cáncer irreversible y tenía poco tiempo de vida. "Su último deseo fue morir y ser enterrado en Ginebra", ha dicho. Desde hacía poco más de un mes nadie había visto ni podido acercarse al escritor, con lo que se presume que durante este periodo se había agravado su situación. Los amigos íntimos habían guardado celosamente la nueva dirección del matrimonio Borges, respetando un expreso deseo de María Kodama.

"Hoy es un día de duelo nacional en Argentina", dijo ayer en Buenos Aires Luis Brandoni. También desde Buenos Aires informa Efe de la reacción de la escritora argentina Silvina BulIrich, que dijo entender ahora las razones de la reciente boda del escritor. Bulrich, que calificó en aquel momento la celebración de "escandalosa", reconoció ayer entender lo que tontamente no comprendí de entrada". Silvina Bullrich explicó que el casamiento, estando el anciano Borges en conocimiento de la fatalidad de su enfermedad, permitía allanar todas las cuestiones legales que exigen la actuación de familiares directos del enfermo.

Cultura enciclopédica

Jorge Luis Borges, nacido en Buenos Aires en 1899, escribió sui primer cuento a los seis años de edad. Lo tituló La visera Jatal. De niño, hizo también un manual de mitología griega en inglés, su prirnera lengua. En 1914, se instala con su familia en Ginebra y allí aprende latín y francés. Al final de la I Guerra Mundial, el escritor argentino se instaló en España, pero por poco tiempo, ya que en 1921 regresó a Buenos Aires, donde fundó varias revistas.

Hombre conversador, conocedor de varias lenguas y de cultura enciclopédica, Jorge Luis Borges sufrió un accidente en 1939 y, a partir de esa fecha, empezó a, perder vista, víctima de una enfermedad hereditaria.

Fue director de la Biblioteca Nacional de Argentina y catedrático de Literatura inglesa en la Universidad de Buenos Aires, puesto que ocupó hasta 1973. Granviajero, solicitado por numerosas universidades, Borges repartió los últimos años de su vida entre la capital argentina, Londres y París, donde fue nombrado doctor honoris causa de la Sorbona. En 1980 recibió en Madrid el Premie, Cervantes, el más importante galardón de la literatura en lengua castallana.

Fue también Premio Internacional de Literatura en 1961 y Premio Internacional Cino del Duca en 1980. Fue varias veces candidato al Premio Nobel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de junio de 1986