Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
JAZZ

Bill Haley, el padre del "rock", falleció en el olvido

Bill Haley, cantante de rock, falleció ayer a la edad de 53 años, prácticamente olvidado, en el pequeño pueblo de Harlingen (Tejas, Estados Unidos). Se desconocen las causas de su muerte.Bill Haley aprendió de niño, por deseo de sus padres, a tocar la guitarra, y dio sus primeros recitales en la iglesia de Highland Park (Michigan), su pueblo natal, hasta que, a los quince años, formó parte del grupo los Saddlemen.

Bill Haley, el padre más cierto del rock and roll, ha muerto. El hecho ocurrió ayer en le rancho de Harlingen (Tejas). Todavía se desconoce la causa exacta de su muerte, pero en todo caso los últimos años de Haley le vieron autorrecluido, evitando todo contacto con los medios de comunicación.

Cuando nació, el 6 de julio de 1927, nadie, ni él mismo, podía prever cuál sería la importancia que el infante iba a alcanzar cuando, con un rizo sobre la frente, chaqueta de tela escocesa y una banda de pulcras y atildadas cometas comenzó a cantar Rock around the clock. Años antes, sus padres habían emigrado a un pueblo de Pensylvania (Booth Winn), con el propósito cumplido de todo americano prototípico: poseer una granja. El joven Bill comenzó con la música muy pronto, y durante unos años se dedicó a recorrer los Estados limítrofes tratando de triunfar con un clásico estilo vaquero. Al tiempo que grababa por primera vez (Candy Keesses, 1948) volvía a su pueblo, donde mientras tanto habían abierto una emisora de radio. Allí fue a caer Haley como pinchadiscos, aunque, infatigable, montó también una banda para tocar por los colleges del vecindario.

Entre una cosa y otra vino a caer en la cuenta de que los jóvenes colegiales (su mayor audiencia) participaban cada vez menos de las delicias del swing, más maleado, y del country, más reblandecido. Que les iban los cantantes negros. Que deseaban ese buen ritmo para bailar y letras que hablaran de sus cosas. Esa fue la intuición de este hombre, que ya tenía precedentes ajenos de éxitos locales e incluso nacionales del nuevo invento. Así grabó Rocker 88, Rock the joint, Crazy man crazy y Rock around the rock. Dieciséis millones de copias vendidas. El rock and roll para todos.

Después hizo Hasta luego, cocodrilo. Tuvo algunos éxitos más, incluso en los años sesenta. Se paseó como un museo cantante y gordito hasta hace aproximadamente seis años. No fue el más grande, pero fue el primer grande.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de febrero de 1981