_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Adiós a la youtuber Encarni1969

Reina del patio de la vecindad, la ‘influencer’ muere víctima de un cáncer cerebral

Una imagen de la 'youtuber' Encarni1969 publicada en su cuenta de Instagram.
Una imagen de la 'youtuber' Encarni1969 publicada en su cuenta de Instagram.
Jimina Sabadú

Cuando internet empezó a ser de uso común, la desaparición de un miembro de una comunidad virtual cualquiera dejaba una sensación que no era análoga a las que sentimos cuando alguien de nuestro día a día desaparece. En 2005 murió Ninjalicious, uno de los primeros editores que convirtieron su fanzine en una página web; en su caso era sobre lo que ahora se ha popularizado como urbex (explorar sitios abandonados). Un año antes, el cadáver de Danny Clune —creador de Bookcrossing— apareció en el agua tras meses de búsqueda; así, el creador de tan filantrópica plataforma hubo de ser identificado gracias a sus piezas dentales y a un zapato en uno de esos tristes golpes de timón que de vez en cuando da el destino.

La semana pasada murió un ama de casa youtuber que les quise dar a conocer en un artículo llamado Ultraprocesados. Ella llevaba mal un tiempo; su voz había perdido brillo y los vídeos los hacía sin la gana de antaño. El último mensaje que dejó fue hace tres meses: estaba en casa, pero no se veía con fuerzas para grabar. Encarni1969 era una de esas youtubers que enseñan la cocina, la compra, la nevera, la tabla de planchar. Su reino era el del terrazo, el del frito y el gotelé, y su pasión conectar con otros a través de la ventana de internet.

Fue otra youtuber del hogar, Mari Buitrago, quien dio a conocer la muerte de Encarni a través de la plataforma. Buitrago lo anunció desde su cocina, en bata, y con un café en la mano. Sobre todo esto escribió, antes y mejor, Miguel Delibes, así que les dejo con sus palabras: “De pronto, el mundo entero salió de la habitación y penetró en ella el silencio”. Esto dice en un cuento llamado El patio de la vecindad. Nosotros, por más filtro y más modernidad que nos pongamos, somos un patio de vecinas. Y a mucha honra.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Jimina Sabadú
Columnista en la sección de Televisión. Ha colaborado en 'El Mundo', 'Letras Libres', 'El Confidencial', en programas radiofónicos y ha sido guionista de ficción y entretenimiento. Licenciada en Comunicación Audiovisual, ha ganado los premios Lengua de Trapo y Ateneo de Novela Joven de Sevilla. Su último libro es 'La conquista de Tinder'.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_