COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Kirstie Alley, usted tiene ojos de mujer fanática

Virgilia Hazard, el personaje que interpretaba magistralmente en ‘Norte y sur’, demostraba que se puede estar en el lado correcto de la historia, ser la presidenta del lado correcto de la historia incluso, y a la vez ser una persona detestable

Kirstie Alley, en 'Norte y sur'.
Kirstie Alley, en 'Norte y sur'.Getty

Tan sólo este mes se estrenan 28 series, un número inasumible para cualquiera por devoto teléfilo que sea. Para evitar que nos perdamos alguna acorde con nuestros gustos, las plataformas ofrecen sugerencias personalizadas, una breve sinopsis y detalles del reparto. Un milagro cotidiano para quienes recordamos —insértese a partir de aquí un filtro vintage— tiempos en los que desconocíamos conceptos como temporada o cancelación, las exiguas series que llegaban empezaban y terminaban cuando la cadena de turno consideraba y lo único que sabíamos de ellas eran el título y los protagonistas. En aquellos tiempos, que una de esas protagonistas fuese Kirstie Alley era una garantía.

Alley llegó a Cheers cuando Shelley Long quiso labrarse una carrera en Hollywood y hubo muchos que, enamorados como estábamos de Diana Chambers, la recibimos tal que Suárez Illana a los diputados de Bildu. No tardamos en rendirnos. No necesitaba demasiado espacio para brillar, un par de secuencias en Desmontando a Harry demostraron cuánto se había perdido Hollywood por cerrarle la puerta. Pero a la industria no le gustan las mujeres con ideas propias y le pasaron factura por los mismos disparates que tan fácilmente perdonan a estrellas masculinas.

Sobrevivió con dignidad en televisión, apoyada por su vis cómica y una mirada de color indescriptible que desbordaba inteligencia. Tenía ojos de mujer fatal, habría dicho Jardiel Poncela. Y nunca brilló tanto como cuando tuvo ojos de mujer fanática. Norte y sur, el drama de dos familias estadounidenses durante la Guerra de Secesión, le regaló el personaje más complejo de su carrera: la arrebatada abolicionista Virgilia Hazard, una de esas figuras que demuestra que se puede estar en el lado correcto de la historia, ser la presidenta del lado correcto de la historia incluso, y a la vez ser una persona detestable. La vida está plagada de ejemplos.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Eva Güimil

Eva Güimil (Mieres, 1972) ha sido directora y guionista de diversos formatos de la televisión autonómica asturiana. Escribe sobre televisión en EL PAÍS y ha colaborado con las ediciones digitales de Icon y 'Vanity Fair'. Ha publicado la biografía de Mecano 'En tu fiesta me colé'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS