Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Casete’: para entender un país hay que escarbar en su basura

Esta producción, dirigida por Edu Galán, es un ejercicio de reconstrucción de la memoria española sutil, profundo y fascinante

El escritor y productor Edu Galán.
El escritor y productor Edu Galán.JEOSM

Me imagino que ya habrá gente estudiando la evolución de los podcasts desde sus orígenes underground. En poco tiempo, ha pasado de ser un género espontáneo, hecho por aficionados voluntariosos con más ganas que talento y sin más medios que un teléfono móvil con sonido de lata, a superproducciones sonoras de altísimo refinamiento. Un paseo por las plataformas más grandes en español, como Ser Podcast, Podium Podcast o Sonora, se parece mucho a una excursión cinéfila, pero sin imágenes. Pronto habrá que acuñar un término para el degustador y connoisseur de estas obras de arte orales, el melómano del podcast.

En Sonora me ha sorprendido y encantado Casete, una producción de mi amigo Edu Galán, que aborda un asunto que no podría interesarme menos: los chistes de cintas de gasolinera. Si no le tuviera tanto cariño al autor, seguramente nunca la habría escuchado, y me habría perdido un ejercicio de reconstrucción de la memoria española sutil, profundo y fascinante. La serie —seis capítulos de media hora— no trata sobre los chistes de gasolinera, sino sobre un tiempo y un país. A partir de un objeto tan obsoleto, humilde, vulgar y hasta chabacano, un desperdicio de la historia que ni siquiera tiene categoría para revenderse en el rastro, dibuja una verdad poderosa que solo asoma en las buenas novelas.

Aparecen los españoles que se reían en el coche con esos chistes, y con ellos aparece el paisaje de carreteras bacheadas y letales de los años de la transición, y en las horas de tedio y calor asoman músicos de gira, actores de teatro, camioneros, familias de vacaciones e hijos que aprenden a querer a sus padres. Aparece el país entero, un país de chiste que escucha chistes como analgesia para una vida miserable. Para entender una civilización casi siempre hay que buscar en su basura.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, de los ensayos 'La España vacía' (2016) y 'Contra la España vacía' (2021). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Un tal González' (2022).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS