COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Fanatismo por mandato del cielo

A los Lafferty, mormones modélicos, Dios les pidió que dejasen de pagar impuestos y se acostasen con menores. También que asesinasen a su cuñada y su bebé de 15 meses. Obedecieron

Ron Lafferty, de camino a su juicio en 1985, en Provo (Utah). Condenado a dos cadenas perpetuas, falleció en 2019 en la cárcel por causas naturales.Foto: GEORGE FREY / GETTY IMAGES | Vídeo: Disney +

En el relato Un día en la vida de una cervatilla, Woody Allen ofrece una visión del sacrificio de Isaac que termina con Dios abroncando a su siervo por ser demasiado literal. ”Nunca sé cuando hablas en broma” le responde un afligido Abraham.

A los hermanos Lafferty, una familia mormona modélica, Dios les dijo que dejaran de pagar impuestos y se acostasen con menores. Este desatino podría formar parte de un relato humorístico como el de Allen, pero es una historia real. También les exigió que asesinaran a su cuñada y su bebé de 15 meses. Obedecieron. El delito de Brenda Lafferty, una mormona moderada, esas a las que se les permite hacer cosas como trabajar o incluso tener opiniones, era denunciar la radicalización de los Lafferty, el de la niña, existir. Lo cuenta Por mandato del cielo (Disney+), una serie demoledora entre cuyos aciertos está desgranar los rudimentos de la fe mormona, a cuyo fundador, Joseph Smith, un adolescente con antecedentes por estafa, se le aparecieron Dios y Jesucristo para revelarle que la única religión verdadera se había escrito sobre planchas de oro en un idioma que sólo él podía traducir gracias a unas piedras videntes. Podría ser uno de los disparates de Carlos Jesús, aquel “mesías intergaláctico” al que Cristo se le apareció en una churrería, pero es el origen de un credo que cuenta con 15 millones de fieles.

No hace falta una observación rigurosa para detectar que todas las religiones se basan en premisas absurdas, magia de lejos para obtener fácil acceso a poder, dinero y la voluntad de las mujeres. La idea de que, de existir un ser que ha creado lo que apenas podemos intuir a través del James Webb, éste se preocupe de que los habitantes de un minúsculo planeta coman o no animales de pezuña hendida o combinen dos clases de tejido en su atuendo, —el Levítico es desconcertantemente preciso en sus vetos— es ridícula. Y sería hilarante si no vertebrase la vida de millones de personas y entre sus daños colaterales estén la muerte de una mujer en una comisaría de Irán o el apuñalamiento de Salman Rushdie. Casi resulta naif a estas alturas del cuento alertar de los peligros de la religiosidad, cualquier religiosidad, de ahí los escalofríos que me provoca escuchar a mujeres jalear “la universalidad de la cruz” u organizar quedadas para rezar un rosario que aunque para algunas sea una joya, es una soga para todas.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Eva Güimil

Eva Güimil (Mieres, 1972) ha sido directora y guionista de diversos formatos de la televisión autonómica asturiana. Escribe sobre televisión en EL PAÍS y ha colaborado con las ediciones digitales de Icon y 'Vanity Fair'. Ha publicado la biografía de Mecano 'En tu fiesta me colé'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS