_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Star Trek es mucho más que pijamas en el espacio

Canal Hollywood y Netflix nos invitan a recuperar la mejor saga de ciencia ficción de todos los tiempos

Star Trek
El comandante Spock (Leonard Nimoy) con la computadora de la nave 'Enterprise' en la serie 'Star Trek'.
Jimina Sabadú

El diletante de andar por casa, el natural de fila de filmoteca, el bienhallado asiduo a jams de poesía, desprecia la ciencia ficción y la fantasía. Los que hoy pontifican desde las secciones de cultura de la prensa eran, casi siempre, los que se burlaban de sus compañeros que leían a Tolkien, Le Guin o Asimov, aunque los primeros no fueran mucho de leer. La vida, que siempre escribe mejores guiones que nosotros, les pone siempre de triunfadores en el segundo acto. No insistan, que al sensible y al raro solo les va bien en las películas. Solo quien no ha leído nunca ciencia ficción es capaz de asociarla exclusivamente a señores con escafandra y escolopendras que lanzan rayos por los ojos.

El producto más despreciado por el cultureta de jersey de pelotillas y coderas es, con poco margen de duda, Star Trek. Si a un poeta de la codera —o incluso al ciudadano medio— le mentas la saga, te hablará de pijamas y planetas de cartón piedra. Y sí: en la creación de Roddenberry hay cartón piedra y pijamas. Hay cartón piedra para cien años de Cortylandia. Pero lo que hay son ideas.

No en vano a la ciencia ficción se la ha llamado “literatura de ideas”. Cada entrega de Star Trek es una premisa fascinante ambientada en uno de los escasos universos futuristas en los que las cosas funcionan en armonía. Por fuera Star Trek es una space opera, pero por dentro es una imparable expansión de las ideas envuelta (salvo alguna excepción) en una puesta en escena luminosa ya arropada por un sólido universo. No hace falta conocer los entresijos de Star Trek para disfrutar de las series de televisión (Star Trek, La nueva generación, Espacio profundo nueve, etcétera, disponibles en Netflix) ni de las películas, que estos días programa Canal Hollywood. No se deje cegar por lo superficial; Star Trek puede ser antigua, pero no es flor de un día, y se quedará con usted durante muchos años.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Jimina Sabadú
Columnista en la sección de Televisión. Ha colaborado en 'El Mundo', 'Letras Libres', 'El Confidencial', en programas radiofónicos y ha sido guionista de ficción y entretenimiento. Licenciada en Comunicación Audiovisual, ha ganado los premios Lengua de Trapo y Ateneo de Novela Joven de Sevilla. Su último libro es 'La conquista de Tinder'.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_