COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El espíritu de Balbín está por todas partes

Si hoy todo es tertulia se debe al triunfo del espíritu del creador de ‘La clave’

José Luis Balbín, en el centro, en uno de los programas de 'La clave'.
José Luis Balbín, en el centro, en uno de los programas de 'La clave'.

De José Luis Balbín se ha escrito y dicho todo. Por suerte, en vida del aludido, lo que ha dejado muy poco margen a la originalidad en los obituarios. Todos se han recreado en el humo de la pipa y en el arte de la conversación, casi siempre para suspirar por cualquier tiempo pasado, que fue mejor, y comparar aquella Clave con los gallineros de hoy. Muy pocos han acariciado la paradoja —yo solo le he escuchado algo parecido a Carlos Alsina, el gran artista contemporáneo de la conversación tranquila— de que no pueden oponerse los gritos de hoy a las parrafadas de ayer. Si hoy todo es tertulia se debe al triunfo del espíritu de José Luis Balbín.

Cuando abandonó TVE, se acogió al exilio radiofónico que le ofreció Martín Ferrand en Antena 3 Radio y trasladó la tertulia de La clave a un medio donde apenas existía ese género. Que hoy casi nadie conciba otra forma de abordar la actualidad ni en la radio ni en la tele (¡ni en los podcasts!) es una victoria, tal vez pírrica, de Balbín. Lejos de traicionar su espíritu, los tertulianos de hoy lo encarnan y lo perpetúan. Balbín está por todas partes, no hay un solo medio que no venere su legado cada día.

Que las tertulias de ahora no son La clave es un cliché tan discutible como que los tomates ya no saben a tomate. No debatimos como en 1980 porque no estamos en la España de 1980, y eso no quiere decir que seamos un país peor. Al contrario: la pluralidad obliga a competir, y la competencia obliga a ser ágiles. Quizá hemos sacrificado el rigor y la calma en los altares del ingenio y la réplica vivaz, pero la discusión sigue vigente como herramienta fundamental de la democracia. Preocupémonos cuando deje de haber tertulias.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE
50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS